Furioso por investigación, Trump estalla contra demócratas, periodistas y denunciantes

Trump dio un discurso agresivo y ofensivo contra América Latina y los gobiernos progresistas. Foto: AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estalló contra demócratas, periodistas y denunciantes este miércoles ante las demandas de la cámara baja del Congreso de más testigos y documentos como parte de la indagatorias para formular cargos para recomendar su destitución en un juicio político, que ha calificado como un “golpe” de Estado.

“Esto es una farsa”, declaró Trump con tono furioso ante medios al presentarse con su invitado visiblemente incómodo, el presidente finlandés en la Casa Blanca. Acusó que la investigación para su impeachment es “un crimen fraudulento sobre el pueblo estadunidense”.

Ahí y a lo largo del día por tuits y otros comentarios, el mandatario estadunidense se fue contra todos, lanzó acusaciones sin sustento, y como siempre acusó a los medios no sólo de fabricar noticias sino ahora de ser “corruptos”, y repitió que son el “enemigo del pueblo”.

En la tarde del miércoles Trump tuiteó que los demócratas deberían dejar de “desperdiciar el tiempo y energía de todos sobre bullshit”.

La noche del martes, tuiteó: “estoy llegando a la conclusión de que lo que está ocurriendo no es un impeachment, es un golpe [de Estado], con la intención de quitarle el poder al pueblo, su voto, sus libertades…. su religión, sus militares, su muro fronterizo, y sus derechos otorgados por Dios como ciudadanos de Estados Unidos de América”.

Mientras llegaba a extremos casi histéricos en sus acusaciones contra sus acusadores, hasta amenazando con demandas legales contra ellos, aseguró una vez más que es “un genio estable”.

La ira presidencial se nutre ante la investigación sobre su llamada telefónica en julio donde presionó al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky a investigar a Biden y su hijo por supuestas actividades corruptas, invitando con ello a un poder extranjero a incidir a favor de Trump en la contienda electoral presidencial de 2020.

El enfrentamiento entre la cámara baja controlada por los demócratas y el presidente republicano se intensificó en la mañana del miércoles con el anuncio de que los legisladores emitirán órdenes directas —ya no solicitudes— a la Casa Blanca para que entregue documentos sobre la famosa llamada que está al centro del proceso de impeachment iniciado la semana pasada.

Líderes legislativos demócratas advirtieron a Trump y su equipo que cualquier intento para frenar o desviarla será considerado “obstrucción de justicia”.

“Aquí no estamos jugando… no queremos que esto se extienda por meses y meses, lo cual parecer ser la estrategia de la administración”, declaró Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la cámara baja que está encabezando parte de la investigación.

La presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi, también advirtió que las amenazas de Trump contra el denunciante anónimo cuya queja fue motivo para el inicio del proceso de impeachment, son “peligrosas”, y Schiff agregó que los ataques de Trump son un intento “para intimidar testigos… es una incitación a la violencia”.

Trump repitió su acusación de que Schiff ha cometido actos de “traición” y de ser “un fraude” quien debería de renunciar “en desgracia”.

Los comités de la cámara baja que participan en la investigación están por escuchar testimonios del personal diplomático del Departamento de Estado, a pesar de intentos para obstaculizarlo de Mike Pompeo.

Este jueves Kurt Volker, quien renunció a su cargo como enviado especial de Trump para Ucrania, está programado a declarar ante legisladores. La ex embajadora estadunidenses a Ucrania, Marie Yovanovitch, se presentará la semana próxima, con otros más en espera.

Mientras tanto, el secretario de Estado Pompeo se vio obligado a confirmar que él también había estado en la línea telefónica durante esa llamada en la que Trump solicitó la asistencia de Zelensky para investigar a uno de sus contrincantes demócratas.

En esa llamada, Trump informó que deseaba que su abogado y asesor personal, Rudolph Giuliani, fuera su interlocutor con los ucranianos. Trump también involucró a su vicepresidente Mike Pence para presionar al ucraniano a impulsar investigaciones contra Biden.

(Con información de La Jornada)

Vea además:

Mundo
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *