Fuerte que te quiero fuerte

gerardo-y-adriana1Jamás olvidaré aquella mirada firme y segura que trasmitían sus ojos a pesar del intenso dolor abrazado en su pecho. Escuchar sus anécdotas relacionadas con el largo proceso, enfrentado por los Cinco antiterroristas cubanos presos de forma injusta en Estados Unidos, me reafirmó cuán fuerte es Adriana Pérez O’Conor, esposa de Gerardo Hernández Nordelo.

 

adriana-22yaJamás olvidaré aquella mirada firme y segura que trasmitían sus ojos a pesar del intenso dolor abrazado en su pecho. Escuchar sus anécdotas relacionadas con el largo proceso, enfrentado por los Cinco antiterroristas cubanos presos de forma injusta en Estados Unidos, me reafirmó cuán fuerte es Adriana Pérez O’Conor, esposa de Gerardo Hernández Nordelo.

Mientras ella intercambiaba con los pobladores de Isla de la Juventud en su última visita al territorio, pensaba en cómo sería la vida de esta mujer a quien el Departamento de Estado de Washington le ha negado la visa en reiteradas ocasiones, bajo el argumento de que “constituye una amenaza a la estabilidad y seguridad nacional del país”.

Tal arbitrariedad, por supuesto, es otro de los castigos psicológicos y brutales de los cuales es víctima Nordelo, condenado de forma inicua a dos cadenas perpetuas y quince años; se le acusa de terrorista cuando solo advirtió de las acciones de los grupos subversivos que operan en contra de Cuba auspiciados y protegidos por los sucesivos gobiernos norteamericanos, incluso, el de la actual administración del presidente Barack Obama.

La impotencia inunda a Adriana, pero a su vez la alienta el saber que voces de todo el mundo se suman a su causa para romper el muro de silencio que impide llevar la verdad a la opinión pública internacional, producto de la manipulación del caso en los medios de comunicación del Norte.

Ha pasado muchas noches de insomnio, dolor y angustias en que retoma aquel juramento de “estar juntos en las buenas y en las malas, llevamos muchos años de separación, cuyo soporte amoroso han sido sus postales, poemas y cartas; esa es la forma de comunicarnos y mantener vivo este amor de tantos años”, confesó a pioneros y docentes de la escuela José Julián Martí Pérez.

Un nudo en su garganta sella por un instante el diálogo, emociones van y vienen mientras intercambia, al tiempo que subraya: “Sus postales me llenan de alegría porque las hace siempre con ese humor característico, me dan mucha esperanza porque en cada línea él trasmite optimismo”.

Adriana-Gerardo

En esa visita a la Isla de la Juventud en ocasión del aniversario 11 del injusto encierro de los Cinco, Adriana también apuntó que los años de separación no han sido “fáciles para ninguno de los dos, puesto que resulta difícil vivir en esa incertidumbre de cada año, al preguntarnos qué nos deparará el futuro.

“Pero esa lejanía nos hace soñar más con el futuro; nos ampara el mejor ánimo de volver a vivir todo lo dejado de hacer, de emprender un camino nuevo, retomar sueños y vivir felices y eso nadie lo impedirá ni podrán apagar nuestras alegrías”, concluye.

La libertad de los Cinco está en las manos de Barack Obama, como ya ha dicho el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular Ricardo Alarcón. Ellos ya han cumplido 14 años por cargos que no han sido probados, se ha cometido una injusticia con ellos y es suficiente el tiempo que han permanecido tras las rejas.

Esta batalla ahora se centra en seguir buscando el respaldo internacional para lograr que la administración actual de la Casa Blanca ponga fin a tamaña injusticia.

 

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}