DÍA DE LOS MÁRTIRES DE LA REVOLUCIÓN

Frank País: pureza en sus ideales

La primera reacción de Frank Isaac País García al conocer los hechos del Moncada en su Santiago de Cuba natal fue solidarizarse con los asaltantes.

Al respecto escribió a su novia Elia Frómeta: “(…) No estoy mezclado en absolutamente nada, pero quisiera. Ese día salí a la calle buscando quien tuviera un rifle o un revólver y suerte para ellos que no lo encontré, porque si no, por cada bala que me hubieran dado me hubiera llevado a uno (…)”.

En los días posteriores al 26 de Julio de 1953, la actividad revolucionaria continuó y aunque no llegó a fraguarse, País García tuvo la idea de rescatar a los moncadistas en la cárcel de Boniato.

A finales de 1954 creó la organización Acción Revolucionaria Oriental (Aro) para enfrentar el régimen sanguinario de Fulgencio Batista, luego se transformó en Acción Nacional Revolucionaria hasta que en julio de 1955, Frank ingresó al Movimiento Revolucionario 26 de Julio y puso a disposición de Fidel su organización, sus hombres, sus armas y su propia persona. Descolló como estratega, líder y alma de la lucha clandestina y ocupó la jefatura de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio.

Fidel elogió sus magníficas cualidades de organizador, que demostró al dirigir el levantamiento del 30 de noviembre en respaldo al desembarco del Granma. Al surgir el Ejército Rebelde Frank le proporcionó hombres, armas y pertrechos, y se convirtió, junto con Celia Sánchez Manduley, en efectivo colaborador de la guerrilla.

Al mes del asesinato a manos de esbirros de la tiranía de su hermano Josué, se hallaba refugiado en la casa de su compañero Raúl Pujol Arencibia y al conocer que los guardias registraban las casas a unas cuadras de allí, ambos intentaron escapar del cerco y salieron por la calle San Germán arriba, pero les dieron el alto y al registrarlos, le hallaron una pistola a Frank, quien es identificado por un policía. Resultaron golpeados y ametrallados; el asesino José María Salas Cañizares remató en el suelo a este último.

Nadie pudo impedir que vistieran a País García con el uniforme verde olivo del Ejército Rebelde, y que llevara sobre el pecho la boina y el brazalete del Movimiento 26 de Julio, ni tampoco el desbordamiento popular que el 31 de julio cobró forma de peregrinación y llenó más de 20 cuadras hasta la necrópolis.

Han pasado 64 años, y los santiagueros y el pueblo cubano honran con su actuar diario a los caídos en la lucha contra el tirano Fulgencio Batista, homenaje que se sintetiza en la figura de Frank País García, asesinado el 30 de julio de 1957, junto a Raúl Pujol Arencibia, fecha declarada Día de los Mártires de la Revolución.

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *