Fin de la sociedad del bienestar

quialaPor Alexis Quiala Ferrer

Cuando el campo socialista se derrumbó, los ideólogos europeos y de otras partes del mundo lanzaron a bombos y platillo el fin de la historia, y enarbolaron, más fuerte, una vieja teoría donde ponían al capitalismo como el sistema verdadero y sus países los de la sociedad del bienestar.

quialaPor Alexis Quiala Ferrer

Cuando el campo socialista se derrumbó, los ideólogos europeos y de otras partes del mundo lanzaron a bombos y platillo el fin de la historia, y enarbolaron, más fuerte, una vieja teoría donde ponían al capitalismo como el sistema verdadero y sus países los de la sociedad del bienestar.

Cientos de libros se escribieron, en muchos países capitalistas crecieron burbujas con las que se mantenía artificialmente una economía no productiva que aprovechaban los bancos para enriquecerse mientras que  los gobiernos se endeudaban.

A nadie le importaba, estaban viviendo en la sociedad del bienestar y los ciudadanos de otros países hacían lo posible y hasta lo imposible para ser parte de ello. Muchos exsocialistas vendieron hasta su alma para entrar a la Unión Europea; otros fueron atacados por la OTAN, organización belicista que sigue existiendo después de la desaparición del Pacto de Varsovia y que se ha convertido en gendarme mundial.

Años después las burbujas comenzaron a explotar, los bancos a arruinarse y los fuertes gobiernos a ayudarlos con los impuestos de los contribuyentes y a costo de sus ahorros, lo que al final, ha terminado con las economías europeas más débiles y tenemos que países completos salen a la calle a protestar por el estado de sus economías.

En estos momentos Grecia es un ejemplo de la crisis, y muestra hacia dónde ha marchado la sociedad de bienestar que tanto se proclamaba.

Irlanda es otro de los que busca ayuda y hasta la poderosa Italia vio caer su gobierno debido a la actual situación.

Por su parte España, con el gobierno de Mariano Rajoy al frente, está abocada a una gran crisis y tiene que recortar gastos sociales para mantenerse a flote. No es la única, miles de millones de euros están siendo recortados de los retiros, prestaciones sociales, ayudas a los pobres y de otros programas sociales para lograr los índices presupuestarios que exige la Unión Europea y mantenerse en las escalas donde pueden recibir ayudas multimillonarias que les permitirán estar a flote y en especial a sus sistemas bancarios, los que, irónicamente son, muchas veces, los responsables de estas caídas.

Aunque varios especialistas lo nieguen, la actual crisis mundial que afecta a países desarrollados tiene como base la forma irracional de consumo de diversos países, el sistema imperante y en especial la neoliberal donde el mercado y los monopolios acumulan grandes recursos, explotan a los más débiles y gastan en armamentos y guerras locales lo que debían utilizar para acabar con el subdesarrollo, las sequías, los cambios climáticos y el comercio artificial, donde no son los bienes de consumo y la producción los que crean la verdadera riqueza sino la especulación y las maniobras de los que dominan el mercado.

En esta inhumana carrera le está tocando, también, a la clase media europea y de otros países tocar fondo: burbujas inmobiliarias, cracks bancarios, desfalcos, engaños, robos y traiciones, marcan al mercado y sus poderosos.

Los pueblos son los afectados y muchos se preguntan dónde estará ahora el tan cacareado bienestar de las sociedades y, hasta cuándo serán ellos los que paguen los errores de los más ricos.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}