Fidel en cada victoria

FOTO: Yoandris Delgado Matos

                                 I

Devasta, enluta y nos daña

la pandemia, Comandante,

y el mundo espera, anhelante,

que termine tanta saña.

También la sucia maraña

de odios, tretas y conflictos

llegan en torpes edictos

del imperio decadente,

pero este pueblo insurgente

sigue tus pasos invictos.

La muerte cobra a la vida

desastrosas decisiones,

y hay más equivocaciones

mientras más grave es la herida.

A un lustro de tu partida

un cisma impone su veda

a la razón, y la enreda

en sus hilos de locura,

y en lugar de la cordura

se alza el “sálvese quien pueda”.

                      II

Y Cuba, en tal escenario,

prende la llama del bien,

y ya vacuna también

con su aporte solidario.

En el quinto aniversario

de tu partida nos retas

a conquistar nuevas metas

y hacer un mundo mejor

en el que escudos de amor

detengan las bayonetas.

                          III

Ofrendas de amor eterno

te llegarán, Comandante,

porque ni por un instante

se ha cerrado tu cuaderno.

Lo actualizará el Gobierno

con criterio de experticia,

enfilando su pericia

hacia empeños superiores

con los que rendir honores

a tu obsesión de justicia.

En tiempos de resistencia

tu legado se renueva,

y cada tribuna eleva

tu visionaria advertencia.

La criminal apetencia

de un enemigo insaciable

convierte en irrevocable

tu mandato de firmeza,

y con esa fortaleza

Cuba será inexpugnable.

 

POR Martín Rodríguez Rodríguez

Colaborador y profesor de la universidad Jesús Montané Oropesa

Otros artículos del autor:

    None Found

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *