Fidel, defensor del Arte y la Cultura

La Habana, Cuba. – Desde 1961, en memorables palabras a los intelectuales, el entonces Primer Ministro Fidel Castro patentizó su apego al arte y la cultura para que constituyeran verdadero patrimonio del pueblo.

Dos años antes, el 24 de marzo de 1959 se hizo pública la Ley 169 del gobierno revolucionario que creó el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos.

Para el líder de la Revolución que surgió con todos y para el bien de todos, el arte fue siempre motivo de inspiración para librar la guerra contra la incultura y dedicar parte de su tiempo a estimular y desarrollar el pujante movimiento artístico y literario.

Ese que, por más de seis décadas, ha ubicado a Cuba en el concierto de países promotores del talento, el folclor, la identidad y el patrimonio nacionales.

Sin Cultura no hay libertad posible

Con el concepto de la cultura en su más amplia acepción, el Comandante en Jefe Fidel Castro motivó el debate diáfano sobre las fortalezas, avatares y preocupaciones de los artistas e intelectuales cubanos, al tiempo de promover el conocimiento como arma indispensable en la contienda ideológica de la Revolución.

Fidel asumió el apotegma martiano que apuntó la necesidad de “ser cultos para ser libres” y encabezó una Batalla de Ideas para ganar la guerra de pensamiento impuesta por el norteño vecino imperialista.

En su interés por defender nuestra identidad, la memoria histórica y el intercambio artístico nacional e internacional, el visionario líder cerró filas con los mejores exponentes del arte y la cultura que continúan patentizando una máxima: “Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada”.

Cultura
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *