Extenderán uso de FRE en comunidad costera de Isla de la Juventud

Fuentes renovables de energía

Nueva Gerona, 19 abr (ACN) En Cocodrilo -comunidad costera de Isla de la Juventud- extenderán el uso de las Fuentes Renovables de Energía (FRE), gracias un proyecto que, en apoyo al Desarrollo Local, implementa la Universidad de Sancti Spíritus “José Martí Pérez”.

Antonio Figueredo Matos, especialista de la empresa Eléctrica en el municipio especial, apuntó que la iniciativa se sustenta en la instalación de un sistema fotovoltaico autónomo que junto al funcionamiento de una pequeña planta de biomasa forestal o gasificador llevaría casi a cero el uso de combustible fósil en ese sureño poblado.

 Leer más: En marcha proyecto solar para instituciones habaneras

Precisó el ingeniero que en este escenario la Unión Eléctrica fue designada actor clave y firmante del proyecto, debido a su experiencia en la electrificación de viviendas rurales, ahora con una alternativa amigable con el medioambiente, lo cual mejora el suministro energético en este tipo de enclave aislado.

Cocodrilo es el punto más alejado de la ciudad cabecera, y por no estar conectado al sistema electroenergético local dispone -para dar servicio  a sus 110 viviendas, 352 habitantes y más cinco entidades estatales- de una batería de tres grupos electrógenos de 100 kilovoltios (kV), que trabajan con diesel (combustible caro en el mercado mundial), los cuales en rotación de 12 horas cada uno, mantienen la vitalidad de la generación todo el día, explicó.

Agregó además que el gasificador que allí funciona alimenta otro Grupo Electrógeno de 75 kV.

Como en esta comunidad no existe potencial eólico ni hidráulico identificado, la biomasa forestal resultante de la ralea se aprovechará en la generación de electricidad a partir del gasificador, una vez reparado y modernizado, y la energía solar cuando se emplace un parque con 12 inversores y 903 paneles fotovoltaicos, agrupados en 51 mesas, dijo.

Refirió que el nuevo proyecto incluye un sistema de almacenamiento en 144 baterías estacionarias a fin de asegurar durante el día el funcionamiento del fotovoltaico, mientras en horas de la noche y madrugada lo asumirá el aludido gasificador con una interrupción del servicio eléctrico de 12 minutos diarios, a causas del cambio de sistema.

Según el proyecto, los grupos electrógenos no se reemplazarán inicialmente hasta que completen su vida útil.

Los estudios de factibilidad refieren que la carga total de la comunidad de Cocodrilo se compone de la residencial, la estatal, del bombeo de agua y el proceso de carga de las baterías con un pico máximo de 186.34 kV, y en caso de avería temporal se prevé que el resto de las fuentes de generación asuman la demanda, en tanto se solucione el problema, especificó Figueredo Matos.

Acotó que entre los beneficios sociales del proyecto de instalación de un sistema fotovoltaico autónomo, cuya área está microlocalizada, figura la creación de nuevas fuentes de empleo para una comunidad tradicionalmente dependiente de las actividades pesquera y forestal.

Ciencia y Tecnología Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *