Esencias del barrio

CDR-01El lugar estaba adornado como en las fiestas cederistas que realizábamos cuando niña en mi cuadra. Las banderitas cubanas, los carteles alegóricos de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y la caldosa cocinándose en la leña, me confirmaron que sobran razones en el barrio para celebran como en los tiempos de antaño, la fecha de creación de la mayor organización de masas del país.

CDR-01

Foto: Arturo Enamorado López

El lugar estaba adornado como en las fiestas cederistas que realizábamos cuando niña en mi cuadra. Las banderitas cubanas, los carteles alegóricos de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y la caldosa cocinándose en la leña, me confirmaron que sobran razones en el barrio para celebran como en los tiempos de antaño, la fecha de creación de la mayor organización de masas del país.

Los vecinos de la zona 123 Dra. Elena Simeón, en el poblado de La Fe, tenían 52 motivos para festejar el aniversario con entusiasmo y algarabía. Les otorgaron la Bandera 28 de Septiembre por su accionar durante los últimos años en las donaciones de sangre, la recogida de materias primas, la integración cederista, la vigilancia popular, entre otras tareas.

Por cuatro años consecutivos esa zona es Vanguardia Nacional y cinco como Municipal, ostenta el crédito de Zona jardín, tiene tres patios productivos de Referencia territorial, sitiales martianos y de los Cinco Héroes y mantiene un fuerte quehacer político ideológico que amerita el hecho de la no ocurrencia de ilegalidades en sus cuadras.

Muchos de esos cederistas “salvan vidas” al donar su sangre de manera voluntaria para el uso transfusional y farmacéutico; son los primeros en organizarse para realizar un trabajo voluntario con el fin de embellecer sus barrios, eliminar los posibles criaderos del mosquito Aedes aegypti, así como en contribuir en tiempo con la cotización de las MTT.

Ahí radica la esencia de los CDR, en esas personas de pueblo, fundadores de las escuelas internacionalistas en la Isla, médicos, militares, abogados, veterinarios, oficinistas de correos, amas de casa, cederistas de corazón que contribuyen con su ejemplo al progreso de una sociedad socialista más justa y unida desde y para el barrio.

Este 28 de septiembre constituye para muchas otras cuadras una nueva razón para fortalecer la obra revolucionaria iniciada en 1959 e intensificar el papel de los cederistas en el actual proceso de transformación económica y social que lleva a cabo nuestro país.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}