Escribo 26

MayraPor Mayra Lamotte Castillo

Está mañana, aun soñolienta, quedé conectada con el acto central por el 26 de Julio en su edición 59, en Guantánamo, donde aprecié una mayor motivación de los habitantes en la Primera Trinchera Antimperialista, donde se encuentra –contra la voluntad de los cubanos– la  base naval yanqui en una franja de tierra que algún día volverá a ser nuestra.

MayraPor Mayra Lamotte Castillo

Está mañana, aun soñolienta, quedé conectada con el acto central por el 26 de Julio en su edición 59, en Guantánamo, donde aprecié una mayor motivación de los habitantes en la Primera Trinchera Antimperialista, donde se encuentra –contra la voluntad de los cubanos– la  base naval yanqui en una franja de tierra que algún día volverá a ser nuestra.

Bien afincados a sus raíces, las hermanas y hermanos guantanameros  sorprendieron con un espectáculo autóctono, coherente, de alto valor estético y dotado de un talento joven, fruto del desarrollo artístico cultural alcanzado en el país, siendo uno de sus exponentes las escuelas vocacionales de arte.

Su simiente puede hallarse en el Quinteto Rebelde, nacido a petición de Fidel cuando las balas silbaban más altas que los acordes y aquellos simpáticos guajiros dejaron de amenizar las noches campesinas para alentar a los combatientes en la Sierra Maestra con sus canciones alusivas a la  realidad de la lucha armada.

Este jueves, la conmemoración por el Día de la Rebeldía Nacional tuvo diversos instantes que me estremecieron y trajeron a mi mente inolvidables recuerdos como la declamación del poema Escribo 26,  del poeta santiaguero Jesús Coss Cause, quien fuera un cronista del Comandante en Jefe y de la Revolución, a quien le debo mis pocos conocimientos acerca de ese género, pues participé en algunos de los talleres literarios que impartió en mi época de estudiante de la secundaria Rafael María Mendive –en mi Santiago de Cuba natal– y posteriormente, siendo alumna de Periodismo y  becada en la residencia estudiantil en F y 3ra, edificio al lado de la Casa de las Américas, en La Habana.

Otro momento significativo disfrutado con emoción al ver el acto a través de la televisión cubana desde mi apartamento en la Isla de la Juventud, fue la espontánea intervención del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro Ruz.

Y en abreviado recuento histórico Raúl citó someramente la creación del Segundo Frente; quizá por modestia no dijo que cuando él y Almeida recibieron de manos de Fidel el grado de Comandante, también les dio la misión estratégica de marchar, con sus respectivas columnas, a abrir el segundo y el Tercer Frente orientales, que tan importante papel desempeñaron para lograr derrotar la tiranía.

Recibí como buena patriota las palabras finales de Raúl en la que nos anima como pueblo a ser cada día mejor y a empinarnos por encima de las dificultades, seguro de que podremos vencerlas con inteligencia y entrega paso a paso.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}