Erick Hernández impuso hoy otro récord mundial Guinness

En la sala de su casa, como medida para combatir la COVID-19, Erick Hernández impuso un récord mundial Guinness en dominio del balón. (Ricardo López Hevia / Granma)

Hasta el mismísimo balón Telstar 18 se lo podría preguntar: ¿de qué está hecho este gigante de ébano llamado Erick Hernández, que ni en tiempos de pandemia me permite caer al suelo cuando me toca? Este domingo, y desde la sala de su casa, el bien llamado Dominador cubano impuso récord mundial Guinness, al pegarle 188 toques a esa esférica solo con la cabeza durante 30 segundos, en la posición de parado.

Confinado en la sala del hogar como medida más eficaz para evitar el contagio con la Covid-19, Erick evidenció que 52 años de edad no son óbice para seguir demostrando sus habilidades. Esa grata fusión de experiencia y talento le permitieron, una vez más, quebrar su propia cota del orbe de 187 golpes a la esférica establecida en 2011, la cual aparece homologada en el afamado Libro de Récord Guinness y que, en su momento, había roto una primera signada en 2009. Es decir, que lleva dos rupturas… y presumo que va por más.

Estuve entrenando varios meses durante dos horas diarias. Respeto mucho los récords de corta duración. Los largos siempre me dan la posibilidad de acomodarme en la trayectoria. Pero en este de apenas 30 segundos, estoy al límite de mis posibilidades y, si no tengo un buen día, es muy difícil ya que es de mucha intensidad, pues debo pegarle más de seis toques por segundo al balón, comentó Erick vía telefónica a Cubahora.

Me decidí a realizarlo en casa porque a principios de año empecé a preparar uno de larga duración para intentarlo en un hotel, como es tradicional. Pero llegaron las medidas sanitarias por la pandemia y no quería dejar de hacer algo. Por eso escogí mi sala con la participación virtual de los árbitros, explicó.

Vale citar que este intento del bien llamado Dominador capitalino fue seguido por tres árbitros internacionales cubanos, incluida Irazema Aguilera, quien posee la máxima categoría de la FIFA, por lo cual puede ser avalado oficialmente.

En el entrenamiento, el trabajo fundamental fue con el control del balón, aunque trabajé mucho los ejercicios de abdominales, de elasticidad, el trote en el lugar, planchas, saltos y dominio alterno de la pelota con los pies, comentó.

También preparé mucho el músculo del esternocleidomastoideo, que sufre mucho en estas pruebas con la cabeza, aseveró el Dominador, quien dedicó el triunfo a los médicos y personal sanitario que se esfuerza por estos días en evitar la propagación del coronavirus en Cuba y el mundo.

Y para finalizar, dejó claro que, tras lograr este récord, no se va a quedar tranquilo en estos tiempos de pandemia: “este entrenamiento que realicé en espacio más reducido, con menos iluminación, me será de mucha utilidad para cuando, una vez eliminado el Covid-19, vuelva a la palestra con la esperada presencia de público. Quiero preparar otro de larga duración, pegándolo a la pelota durante más de cinco horas, sentado y solo con la cabeza, con 1.5 kilo atado en cada pie”. ¿Qué me dicen?

presencia de público.

Deporte
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *