Enhorabuena… la papa

Foto: Tomada de Internet

Qué notición. A los campos de la Isla regresará la papa. Créanme, no es un eufemismo de esta periodista, la buena nueva se confirmó hace unos meses durante un chequeo que realizara el viceprimer ministro Jorge Luis Tapia al programa de producción de alimentos en el territorio, aunque ya la idea venía “cocinándose” con antelación.

Y el suceso sacia de alguna manera el anhelo de no pocos pobladores de que en las tierras pineras vuelva a plantarse el preciado y bondadoso cultivo, de tal manera de tener la garantía del tubérculo cada año y no depender más del comportamiento de la producción nacional.

En tal sentido vale decir que ya en esta campaña de frío deberán quedar plantadas unas 28 hectáreas, un poco más de dos caballerías y para ello se empleará semilla de importación, además del paquete tecnológico que demanda la exigente “reina de las viandas”, dígase desde fertilizantes hasta cosechadora.

Comentar al respecto me obliga recordar a Paquito, como muchos en el sector agropecuario le llaman con respeto y de manera cariñosa al ingeniero agrónomo Francisco Hernández Rodríguez, quien le conoce un mundo a los suelos locales y nunca renunció a su fomento.

Tanto es así que este agrónomo devenido en investigador y campesino obtiene en sus tierras y con recursos propios semilla de elevada calidad, las cuales a su vez le sirven para su autoconsumo.

El cultivo de la papa en el Municipio no es una novedad, pues en la década de los noventa, durante los años más cruentos del período especial los productores locales la sembraron en el macizo fértil de Sierra Maestra-La Caoba y por áreas de la antigua Unidad de Producción Agropecuaria (UBPC) Capitán Lawton.

Los resultados fueron loables y los pineros durante gran parte del año, a partir de su conservación en el Frigorífico, podían degustarla en la elaboración de platos diversos, porque eso sí, la papa, bien que ayuda a enriquecer el menú.

Hasta 17 caballerías se llegaron a sembrar aquí y se logró alcanzar un rendimiento de 18 toneladas por caballería, cifra que figura como récord en los primeros años del 2000, luego los resultados comenzaron a descender entorpeciendo las últimas cosechas, al punto de convertirlas en ineficientes.

Diversos factores incidieron, en los cuales no se excluyen los cambios climáticos, de ahí la decisión del Estado de concentrar su fomento en aquellas áreas de otras provincias donde pudieran alcanzarse mayores volúmenes del alimento, cultivado en más de 130 países.

La noticia del retorno de la “reina” alienta como también que ya una comisión, integrada por productores y directivos experimentados, quienes estuvieron a su cargo en aquel entonces, escogieron las tierras (las del macizo de Sierra Maestra), las cuales disponen de máquinas de riego y donde ya se trabaja en la preparación de tierra porque el tiempo apremia, la campaña de frío ya empezó este septiembre, aunque se espera todavía por la llegada de la semilla.

Los agricultores pineros saben cuánta responsabilidad recae sobre sus hombros, pues de la efectividad de esta cosecha dependerá que en estos suelos continúe germinando la papa y así los pineros no tengan que preguntarse cada año: ¿comeremos papa?

Otros artículos del autor:

Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *