Enfrentamiento a la COVID-19 en Cuba: Vigilancia activa desde la atención primaria de salud

Los consultorios del médico y la enfermera de la familia,se encuentran preparados para enfrentar esta situación epidemiológica. Foto: Jorge Suñol/Cubadebate.

La vigilancia oportuna desde la atención primera de salud es vital en la prevención y enfrentamiento a la COVID-19. Precisamente, las pesquisas activas de casos con sintomatología respiratoria, junto a las charlas educativas en las comunidades, centro de trabajos y escuelas, constituyen parte esencial entre las medidas que toma el país para reducir el riesgo de propagación del nuevo coronavirus.

Los consultorios del médico y la enfermera de la familia, al igual que los policlínicos se encuentran preparados para enfrentar esta situación epidemiológica; y a estos niveles se desarrolla un plan de preparación y capacitación del personal de salud.

Mayra García Carmenate, directora del Policlínico “19 de abril” en Plaza de la Revolución. Foto: Jorge Suñol/Cubadebate.

Mayra García Carmenate, directora del policlínico “19 de abril”, del municipio Plaza de la Revolución, comentó al respecto:

“La pesquisa activa la lleva de por sí el Programa del médico y la enfermera de la familia. En estos momentos ha aumentado la vigilancia de las enfermedades respiratorias, fundamentalmente en los grupos vulnerables, como son los adultos mayores que puedan vivir solos, los pacientes con alguna enfermedad crónica no transmisible, como diabéticos, asmáticos, hipertensos, cardiópatas; que son la población más vulnerable a poder tener este virus y presentar algún tipo de complicación”

En cada policlínico del país existe un área diferenciada para la atención de pacientes que llegan con sintomatología respiratoria, consultas y locales específicos con un personal médico y de enfermería para atender y evaluar este tipo de casos.

“La epidemiología es la que permite definir la conducta con el paciente. Nosotros tenemos el concepto de casos sospechosos. Tiene que ser un individuo que haya venido de uno de los países en vigilancia y comience con síntomas respiratorios o haya estado en contacto con algún otro individuo, eso es lo que te lleva a tomar la conducta de aislamiento.

Si estos pacientes no tienen este genio epidemiológico la conducta es diferente y se trata como el resto de las Infecciones Respiratorias Agudas. Tener en cuenta la epidemiología, hacer una buena encuesta, un buen interrogatorio, y poder definir cuál es la posición del paciente, de dónde ha venido, depende entonces la conducta que debe tomar el médico”, refiere García Carmenate.

El resultado de las acciones acometidas para orientar a toda la población ha sido efectivo, aunque todavía se insiste en mantenerse informado.

“La población ha asumido a un nivel de conciencia favorable con respecto al estado de salud, es tan bien preocupados. Si tienen algún síntoma respiratorio o se han puesto en contacto con algún viajero o ellos son los que han viajado a otro país, vienen alarmados; y nosotros le explicamos que no es una situación de miedo ni de pánico, solamente es estar precavido para evitar que se propague la enfermedad“; afirma, por su parte, Bertha Santos Vega, especialista en Medicina General Integral del Consultorio del Médico de la Familia No. 6, en esta misma Área de Salud.

Las audiencias sanitarias se realizan de forma organizada. Los pacientes en el consultorio se le indican el día y la hora en qué se van a realizar, en conjunto con el médico y el enfermero de la familia. Generalmente se escoge un lugar cercano a fin con todas las demás personas”, agrega la doctora.

Bertha Santos Vega, especialista en Medicina General Integral del Consultorio del Médico de la Familia No. 6. Foto: Jorge Suñol/Cubadebate.

El  Policlínico 19 de abril, del municipio Plaza de la Revolución, atiende a una población de 25 mil 304 habitantes distribuida en 25 consultorios, y es un ejemplo del liderazgo del médico y la enfermera de la familia para garantizar la prevención y el control de la enfermedad.

La propia directora de este centro recalca que: “La despreocupación puede matar. Las redes sociales no dicen toda verdad, si seguimos solamente las noticias falsas, la población va a estar desinformada. Uno le dice que deben mantenerse al tanto por los canales oficiales que tiene el país, hoy lo primordial es eso”.

En video, acciones desde la atención primaria de salud

Publicada por Mesa Redonda en Viernes, 29 de noviembre de 2019

Atelier infantil “Ternura” se suma a la producción de nasobucos

De los 14 atelieres que componen la red de Unidades Básica de Atelieres de La Habana, cinco en diferentes municipios se encuentra inmerso en la confección de las mascarillas. Foto: Jorge Suñol/Cubadebate.

El Atelier Infantil “Ternura” se dedica a la reparación, confección y arreglo de ropa de bebe y de niños, así como el bordado de la canastilla. En tiempos de coronavirus, desde la tarde del viernes 13 de marzo, se sumaron a la confección de nasobucos para contribuir a la prevención de la COVID-19.

La directora de la UEB Provincial de la Actividad de Atelieres de La Habana, Odalys Garcés Fernández dijo que en un primer momento, las confecciones de las mascarillas de tela son para Salud Pública y otros organismos. Terminada esta tarea iniciaran las producciones para la población.

La producción de nasobucos para la población tendrá dos modalidades:

  1. La población puede traer el tejido al atelier y se le confecciona el producto a un precio de dos pesos en moneda nacional
  2. Si el atelier pone el tejido y realiza el servicio completo, el precio será de 5 pesos en moneda nacional

Aunque la principal misión de las 6 trabajadoras del Atelier “Ternura” es la confección de estas piezas de tela, no dejan de cumplir con los servicios habituales que brinda el establecimiento.

“El destino del atelier hacia la población no ha parado, se continúan recogiendo arreglos menores y  confecciones simples”, señaló la directora de la actividad de atelieres. Asimismo planteo que se ha garantido que una de las costureras se quede atendiendo la producción destinada a la población.

De los 14 atelieres que componen la red de Unidades Básica de Atelieres de La Habana, cinco en diferentes municipios se encuentra inmerso en la confección de las mascarillas. “Hasta el momento tenemos una entrega de 3 mil nasobucos. La producción por técnico oscilan entre las 150 y 200  piezas diarias”, aseguró Garcés Hernández

Odalys Garcés Fernández, directora de la UEB Provincial de la Actividad de Atelieres de La Habana, Foto: Jorge Suñol/Cubadebate.

La producción por técnico oscilan entre las 150 y 200  piezas diarias. Foto: Jorge Suñol/Cubadebate.

COVID-19 Cuba Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *