Encuentro entre generaciones de la FEU en su aniversario 98

La FEU llega a sus 98 años camino a su centenario, sin olvidar su historia, con los pies en el presente y mirando al futuro.

Al día siguiente del arribo al 98 aniversario de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), en el Salón de los Mártires se realizó un emotivo y enriquecedor encuentro entre dirigentes de la organización, de varias generaciones.

La iniciativa fue del secretariado de la FEU de la Universidad de La Habana, encabezado por su joven presidenta y estudiante de Derecho, Karla Santana.

Intentaré compartir con los lectores de Cubadebate lo allí sucedido, pidiendo de antemano perdón por cualquier omisión o imprecisión, y en espera de los comentarios de los allí presentes. Sobre todo de los que hablaron, para subsanar omisiones, y de los dirigentes de hoy para que den sus opiniones.

El encuentro comenzó con una parada de homenaje a Julio Antonio Mella, en el complejo escultórico que perpetúa su memora frente a la escalinata universitaria.

Mariana, la vicepresidenta de la FEU de la UH, agradeció a los invitados su presencia y realizó una linda explicación del significado del encuentro que comenzaba precisamente en el sitial del fundador de la FEU.

Por los invitados habló el Dr. Héctor Terry, destacado dirigente estudiantil, compañero de José Antonio Echeverría y héroe de Playa Girón. Terry, con su iluminado y encendido verbo, nos emocionó a todos, expresando de manera clara la importancia de la actual generación de la FEU en la lucha por la continuidad histórica de la Revolución cubana.

En la foto, de izquierda a derecha: Marcos Portal, José Fernández de Cosío, Rigoberto Carvajal, Héctor Terry, Lázaro Mora, Julio Teja, Felipe Cárdenas, Alberto Céspedes, Víctor Dreke, Juan Vela y Néstor del Prado. Foto: Cortesía de la FEU de la UH.

Nos trasladamos al Salón de los Mártires, símbolo de la lucha estudiantil universitaria, que se encuentra en proceso de remozamiento y actualización.

Allí se incorporaron el presidente nacional de la FEU. José Ángel Fernández Castañeda, y Karla Santana, que regresaba del Aula Magna, del acto en que se rindió homenaje a la extraordinaria bailarina y revolucionaria consecuente Alicia Alonso, en ocasión del centenario de su natalicio.

Karla explicó la importancia que le conceden al encuentro con los combatientes universitarios y expresidentes de la FEU, para conocer sus experiencias y consideraciones sobre la continuidad de la lucha revolucionaria.

El primero en hablar fue Marcos Portal, quien fuera organizador de la UJC-FEU y posteriormente primer secretario del Comité Universitario de la UJC de la Universidad de La Habana en el periodo de 1968 a 1974.

Marcos habló de la importancia histórica del Salón de los Mártires, explicando los acontecimientos gestados o realizados en aquel pequeño gran local.

Además, habló del papel de la FEU de todos los tiempos.

Compartió sus experiencias y vivencias con Fidel, en la ciencia de la dirección que es la ciencia del ejemplo. Marcos les entregó a los muchachos de la FEU un importante documento que espero sea estudiado por ellos.

El siguiente compañero en intervenir fui yo, para seguir en contexto temporal, ya que en una buena parte compartí la dirección estudiantil y juvenil con Marcos.

Les regalé a los muchachos de la FEU, dos ecuaciones matemáticas:

Edad = K*dictar consejos / osadía

Fortaleza de la FEU= K*Unidad estudiantil/ Pasividad

Espero que la mayoría logre interpretarla, yo la expliqué allí.

Les hablé de la importancia de la preservación de los documentos históricos de la FEU, y les pedí que trabajen en el archivo histórico de la organización, que presiento abandonado.

Les dije que algunos tenemos reparos en entregar documentos importantes, por el temor de que se pierdan.

Le pedí a Karla permiso para darle la tarea de actualizar la lista de los más de 50 presidentes de la FEU que ha tenido la Universidad de La Habana desde 1959.

Les dije que en mis indagaciones hemos sido 52, entre electos y por sustitución.

De los 52, me faltan por identificar nueve.

De los 43 identificados:

-Fallecidos (5)

-Hombres (35), mujeres (8)

Les propuse pensar en cómo medir la fortaleza de la FEU, les planteé algunos indicadores:

1 Participación en tribunas abiertas convocadas por la FEU

2 Participación en marchas o peregrinaciones a sitios sagrados de la FEU y de la patria

3 Cantidad de estudiantes como miembros activos de la FEU

4 Votación directa y secreta de los principales dirigentes de la FEU

5 Que las brigadas de la FEU funcionen como su eslabón principal

6 Debate abierto con los estudiantes

7 Participación de la FEU en tareas sociales cruciales

8 Participación de la FEU en tareas económicas importantes

9 Participación de la FEU en organizaciones y eventos internacionales

Algunos de esos indicadores tienen más peso que otros.

Terminé confesando que desde el 2006 escribo una carta abierta para el centenario de la FEU en 2022.

La primera versión de la carta la escribí en diciembre de 2006; la segunda en diciembre de 2010; la tercera en diciembre de 2012; la cuarta en diciembre de 2017, y la quinta correspondería al 2022, año del centenario de la FEU. Espero que la vida me regale la oportunidad de leerla en la brigada de la FEU que decida la dirección de la FEU de entonces.

El tercero en hablar fue Juan Vela, que también formó parte de los dirigentes de la FEU después del triunfo de la Revolución. Vela fue vicepresidente y luego presidente de la FEU de la Universidad de La Habana en 1966-1968. También fue durante varios años rector de  la UH.

Vela abordó varios asuntos esenciales, y en particular resaltó la importancia del papel de la FEU como representante de los estudiantes, defendiendo sus intereses y así garantizar que sean parte viva de la Federación.

El cuarto compañero en hablar fue Héctor Terry, quien recordó cómo había conocido a José Antonio, siendo él un estudiante del Instituto de La Habana que quería participar en la lucha estudiantil, y que sin titubear José Antonio le respondió que ya formaba parte de esa lucha.

Les dijo que la FEU estuvo presente en la batalla de Girón, que en ç2021 cumplirá 60 años. Terry les aseguró a los dirigentes de la FEU de hoy que están realizando una lucha tan valiosa como la de su generación, al participar decididamente en la batalla frente a la COVID-19.

El quinto en intervenir fue el doctor Felipe Cárdenas, nacido en hogar sin carencias, lo cual no le impidió ganar conciencia de las injusticias sociales. Con una carga humanista convincente, les habló a los jóvenes dirigentes de la FEU.

El sexto fue el doctor Alberto Céspedes, médico del cuerpo, del alma y de la sociedad, que también narró vivencias y dio luz para el quehacer futuro de la FEU.

El séptimo fue el doctor Julio Teja, quien relató una anécdota, para mí desconocida, de la citación que le hizo José Antonio para explicarle la importancia de que ganara las elecciones en la Escuela de Medicina, y de la responsabilidad que eso entrañaba.

También explicó las tareas dadas por otro miembro de la FEU, convertido en 1959 en líder de la Revolución cubana: Fidel Castro Ruz.

Y finalmente Lázaro Mora, con voz enronquecida, pero con vitalidad envidiable, les habló del papel de la FEU en la lucha ideológica, tanto en el ámbito nacional como internacional.

El presidente nacional de la FEU, quien tomaba notas de las intervenciones, dijo profundas y coherentes palabras, expresando que cuando Karla le habló del encuentro cambió su plan y decidió estar presente.

Enfatizó la importancia de la brigada como célula principal de la FEU y la necesidad de que sea cada vez más innovadora. También habló de la organización del archivo histórico de la FEU; del homenaje a la FEU en el 60 aniversario de la batalla de Girón y del papel de la organización en la batalla contra la COVID-19.

Karla Santana realizó una excelente conclusión del encuentro, demostrando dominio del escenario político social y económico de nuestra nación, comprometiéndose a aplicar las sugerencias realizadas y mantener la práctica de los encuentros con las generaciones precedentes. Esa muchachita está en segundo año de su carrera; le queda mucho que andar activa en la FEU.

Nos entregaron un diploma que todos guardaremos como algo muy preciado.

Finalmente se realizó la presentación del libro Con un himno en la garganta.

El Dr. C. Baujin, director de la Editorial de la Universidad de La Habana y compilador del libro junto a la destacada editora Mercy Ruiz, realizó una presentación de lujo, en la que dejó claro que los estudiantes de Medicina sentenciados, que fueron mucho más que ocho, eran jóvenes comprometidos con la libertad de Cuba. Les recomiendo que lo lean y analicen.

En nombre de los veteranos, les damos las gracias por hacer que sigamos sintiéndonos útiles para las nuevas generaciones de la FEU, organización indispensable de la Revolución cubana.

Con un himno en la garganta, un libro que recomiendo a los jóvenes leer y analizar. Foto: Cortesía del autor.

No puedo dejar de mencionar una triste noticia que ese día conocí. Me refiero a la reciente muerte del líder estudiantil, y compañero leal de José Antonio, el destacado ingeniero Luis Blanca. En otro momento habrá que decirle a las nuevas generaciones quién fue ese héroe cubano, con el que tuve la dicha de compartir en la etapa en que fue un científico y dirigente activo del desarrollo de la industria electrónica cubana.

Al cierre de la jornada, fuimos a depositar una ofrenda floral ante el busto de José  Antonio que fue inaugurado recientemente en la remozada Facultad de Física, antes Escuela de Ingeniería de la Universidad de La Habana.

¡Viva la FEU, en camino a su centenario!

Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *