En los servicios de salud no puede faltar calidad ni sensibilidad

comisiones Permanentes de Trabajo, de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), en el palacio de Convenciones de la Habana, El vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Roberto Morales Ojeda,
José Ángel Portal Miranda. Ministro de Salud Pública
Comisiones Permanentes de Trabajo, de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), en el palacio de Convenciones de la Habana, El vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Roberto Morales Ojeda, José Ángel Portal Miranda. Ministro de Salud Pública. Foto: José Manuel Correa

Garantizar la calidad de los servicios en correspondencia con los principios y valores de la salud pública cubana es el principal reto del sector, afirmó el doctor José Angel Portal Miranda, titular del ramo, en los debates de la Comisión de Salud y Deporte de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en los cuales también participó Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Alrededor del 27 % del presupuesto estatal se dedica a la salud pública y la asistencia social. «Toda esta voluntad aún no se traduce en una satisfacción plena de la población con los servicios, y es la principal causa de inconformidad tanto para la gente como al interior del sistema nacional de salud», apuntó el Ministro al exponer a los diputados las prioridades y desafíos que tiene para este año el sector.

Es un tema pendiente, aun con los avances en el orden científico, de desarrollo profesional e infraestructura que han experimentado los diferentes niveles de atención; y por el que –insistió Portal Miranda– hay que seguir trabajando.

La estabilidad en el funcionamiento del Programa del médico y la enfermera de la familia es en este sentido esencial. «No puede echarse por tierra el trabajo arduo de la mayoría de los profesionales por un grupo que no cumple con sus deberes en la comunidad, donde está demostrado pueden resolverse la mayor parte de los problemas de salud de la población», dijo el Ministro.

La disponibilidad de medicamentos y el funcionamiento de la red de farmacias, así como el transporte sanitario, son temas prioritarios dentro del trabajo del organismo en el 2019.

Del mismo modo, es medular la calidad y vigilancia de la lucha antivectorial para prever la ocurrencia de situaciones epidemiológicas complejas que comprometan la seguridad del país y el bienestar del pueblo, afirmó el también diputado.

«Vinculado a todo ello, mantenemos un seguimiento estrecho a las ventas de los servicios de salud. Seremos implacables con cualquier manifestación de este tipo que se detecte en el sector».

El Ministro reiteró que «no puede ser admitido que alguien condicione una atención en materia de salud, en cualquiera de sus aristas, a la entrega de prebendas. No es concebible en nuestro sistema de salud de acuerdo con los principios y la ética de la Revolución».

Al respecto, ratificó que la nueva Carta Magna que acaba de refrendarse en Cuba, vuelve a dejar claro que la salud es un derecho de todas las personas, pero incorpora además el tema de calidad de los servicios de atención, protección y recuperación.

La Constitución de la República también incluye dentro de los elementos más importantes en este ámbito los programas de prevención y educación. «Necesitamos que la población y los organismos se apropien de los elementos de salud por los cuales les corresponde velar, si queremos lograr salud en su verdadera dimensión, que implica atender los determinantes sociales, y requiere la participación activa de la familia y toda la comunidad», apuntó.

Tan relevante como lo anterior, planteó el Ministro, es que nuestros trabajadores comprendan que en el sector de la salud pública no puede faltar la sensibilidad. Los problemas del pueblo deben doler y preocupar a cada uno de nuestros profesionales como si se tratara de uno mismo. «Solo así daremos un salto en la calidad de los servicios».

Recordó además el llamado del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a incentivar una cultura del detalle en todo lo que se construye o se repara y también a cuidar lo recuperado, responsabilidad tanto de los trabajadores como de las personas que se benefician de los servicios.

Otros de los retos del sector, mencionó, son lograr disminuir la mortalidad del menor de un año a indicadores por debajo de la cifra actual (cuatro por cada mil nacidos vivos, entre las más bajas del mundo), así como la mortalidad materna, acorde con el desarrollo alcanzado por el sistema de salud cubano.

Salud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *