EDITORIAL

En las urnas y el corazón

Son tiempos de lucha y de victorias, de mantener el legado de Fidel, cuyo primer aniversario de su desaparición física conmemoramos hoy, empeñados en cumplir el Concepto de Revolución dado por él.

Por eso las elecciones de este domingo, por vez primera sin su presencia, deben servir con el voto digno a consolidar un proceso que forjara desde el Moncada, el Granma, la Sierra Maestra, el Primero de Enero, Girón, hasta el presente, como timonel inclaudicable frente al imperio arrogante pero decadente.

Los comicios para delegados del Poder Popular en cada circunscripción son nuestra batalla cimera, máxime cuando los imperialistas recrudecen el bloqueo e implementan nuevas medidas que perjudican a ambos pueblos. No hay opción en tiempos de tormentas, como decía Martí: “Quien se levanta hoy con Cuba, se levanta para todos los tiempos”, y ahora el voto por el mejor será acción decisiva para demostrar al mundo la unidad indestructible de los cubanos, garantía del presente y el futuro de la Patria socialista.

Como afirmara Fidel: “…la elección revolucionaria en nuestro país no es para elegir conocidos sino para elegir gente de mérito, gente de calidad, gente de capacidad, gente patriótica, gente revolucionaria”.

Y más recientemente enfatizaba el Eterno Joven Rebelde tras ejercer su derecho al sufragio en los comicios del 2013, con plena confianza en el porvenir y las masas: “Aquí las elecciones no son como en Estados Unidos, donde apenas vota una minoría. No podemos dejar que eso pase nunca, porque aquí manda el pueblo”.

La jornada será grandiosa y patriótica, la disciplina y legitimidad de unas elecciones que no precisan de ejércitos ni politiqueros a sueldo, sino de los pioneros como los mejores guardianes. De este ejercicio soberano y voluntario al que solo se asiste por convicciones propias, saldrá electa la próxima Asamblea Municipal del Poder Popular, como gobierno de las masas empeñado en hacer avanzar lo alcanzado en un Plan de Desarrollo Integral que nos conducirá a la consolidación del quehacer económico y social del territorio en la próxima etapa.

Con este voto reafirmaremos una vez más el concepto de Revolución, que en una de sus partes afirma: “…es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio…”.

Es ese el principio que nos anima este 26 de noviembre. Acudamos a las urnas como señalaba el Apóstol en su memorable escrito Nuestra América y marchemos en cuadro apretado como la plata en las raíces de los Andes, para hacer de estas elecciones un hecho histórico, triunfo contundente, demostrativo de la unidad y entereza de un pueblo que como su Líder Eterno siempre marcha hacia la Victoria.

 

Elecciones generales 2017-2018 Fidel en el Corazón de los Pineros
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *