En la eternidad

“Si hablo de Fidel solo repetiré una historia que Cuba entera sabe”, “yo sí puedo hablar de él porque lo vi en persona”, fueron algunas de las palabras de estudiantes de sexto grado, quienes debían entregar un escrito acerca del Líder Histórico de la Revolución. No pude quedarme callada y les dije: “No creo que fuese necesario haber visto a Fidel y mucho menos repetir su historia, para hablar de él. Nunca tuve el privilegio de conocerlo personalmente, como muchos, ni siquiera en la Plaza de la Revolución un Primero de Mayo, aunque tampoco hizo falta.

“Todos tenemos algo que decir de Fidel, incluso sus enemigos, quienes intentaron matarlo en más de 600 ocasiones, así que no tienen que buscar muchos libros. Su historia está escrita en todas partes, mas el sentir de cada cubano no cabe en textos”.

Hoy me encuentro en la posición de aquellos niños, debatiendo conmigo misma sobre qué voy a decir de Fidel, sin caer en repeticiones. Después de esperar horas frente a la computadora, me percaté de que solo pensar en él es suficiente para que brote una idea tras otra.

Hace cuatro años de su partida y el pueblo lo siente como aquel 25 de noviembre de 2016. Siempre supe que esta noticia sería un golpe muy fuerte, pero no imaginaba cuánto. Esa fecha sorprendió a todos a pesar de no haber sido un secreto su estado de salud.

A sus 90 años, Fidel dejó a Cuba consternada. Recuerdo que estaba sentada en la sala cuando recibí la noticia de su fallecimiento. En mi casa no quedó una lágrima escondida. Mi abuela permaneció el día completo frente al televisor. Ella sí pudo conocerlo y es de las tantas fidelistas que crecieron con la Revolución, por eso sintió tanto su pérdida y en su homenaje escribió dos poesías tituladas Por siempre Fidel e Inmortalidad.

Cada frase y gesto suyos en conferencias o discursos permanecen guardados en la mente de cada cubano. Vale resaltar aquellas palabras pronunciadas por él siete meses antes de morir, en la clausura del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, el 19 de abril de 2016, cuando dijo: “Pronto deberé cumplir 90 años, nunca se me habría ocurrido tal idea y nunca fue fruto de un esfuerzo; fue capricho del azar. Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos como prueba de que en este planeta, si se trabaja con fervor y dignidad, se pueden producir los bienes materiales y culturales que los seres humanos necesitan, y debemos luchar sin tregua para obtenerlos. A nuestros hermanos de América Latina y del mundo debemos trasmitirles que el pueblo cubano vencerá”.

Su desaparición física provocó una avalancha de reacciones en el orbe, pero Cuba en especial está segura de que su adiós fue hacia la eternidad, como el de los héroes y mártires que dieron la vida por esta tierra que cada 25 de noviembre repite “Yo soy Fidel”, para que su historia sea una huella imborrable en el camino de la Patria y él continúe siendo el iluminado que nos acompaña cada día.

(*) Estudiante de Periodismo

Fidel Castro Isla de la Juventud Rincón del Redactor
Melissa Mavis Villar De Bardet

Estudiante de Periodismo en la Universidad de La Habana

One Reply to “En la eternidad

  1. Fidel esta en nosotros dia a dia, cada vez que el imperio arremete contra nosotros, en esta pandemia y un bloqueo que solo busca matar de hambre a todo un pueblo, sabiendo que el siempre tenía una estrategia para vencer cualquier obstáculo, cualquier agresión o enfermedad, yo hago una sola pregunta, si fidel no hubiera tenido la visión futurista que siempre tuvo y no hubiera creado un país de ciencia, que sería de Cuba en estos momentos de pandemia, aunque nuestros dirigentes hicieran grandes esfuerzos esto sería mucho peor, pero como ven el preparó a la patria para enfrentarlo todo y vencer, GRACIAS FIDEL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *