En honor a la palabra empeñada

Foto: Achivo

Recordar ese duro momento vivido por Rafael Cabrera Mustelier en su barco Tres hermanos, siempre enseña y enaltece.

¿Qué poema escribe con sangre y su temple de titán, a quien no era casual que llamaran Maceo? El del honor.

Ya lo había dicho con el timbre enérgico de su voz: “Primero tendrán que matarme antes de dejármelo quitar, este barco no irá jamás a aguas extranjeras”.

Y cumple con su palabra, cuando aquel aciago día de octubre de 1964, lo encañonan los dos individuos de la tripulación; el cabecilla es Miguel Conde Green, ahijado y persona de confianza de Maceo.

En el asalto participan otros tres secuaces ajenos a la dotación y armados, escondidos debajo del dormitorio mientras estaba la embarcación en la Boca del Guayabo, en Punta del Este.

Rafael Cabrera Mustelier queda muy mal herido a causa de los sorpresivos disparos de los traidores que intentan inútilmente secuestrar su barco para llevarlo hacia Estados Unidos,en medio de una brutal campaña anticubana.

Durante 20 días batalla entre la vida y la muerte en el hospital de Nueva Gerona hasta fallecer el 26 de octubre de 1964.

En conmovedor duelo popular exponen su cadáver en el local del Partido en la entonces Isla de Pinos hasta donde llegan sus familiares, vecinos, compañeros y dirigentes.

Al mártir de recia estampa de pescador lo privan de muchas cosas: del beso que depositaba en la frente de Joaquina, su única hija de apenas siete años, cuando llegaba o partía a pescar; de la celebración del Día de los Padres en su compañía, tampoco estuvo cuando los 15, ni en la graduación de Técnico Medio en Contabilidad y Finanzas, ni conoció a sus tres nietos ni a los bisnietos.

A los 54 años de su partida, el símbolo que hoy representa Rafael Cabrera Mustelier, tiene en su hija Joaquina, sus nietos, en los pinos nuevos y en otros trabajadores de Pescaisla a los continuadores de sus firmes convicciones, dispuestos a correr el riesgo, de ser necesario, para que Cuba preserve sus conquistas.

Como bien plasmó en una canción el trovador Silvio Rodríguez: “Con Patria se ha dibujado el nombre del alma de los hombres que no van a morir”.

Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *