En guerra por la vida

Ofensiva-antivectorial-1Aunque el trabajo integrado de las autoridades sanitarias, organizaciones, entidades de varios sectores y la población en la última semana avanza en el territorio pinero y logra reducir en algunas zonas la presencia del mosquito Aedes aegypti, único transmisor de enfermedades como el dengue, el alto índice de infestación –1,38– que aún registra Nueva Gerona…

Ofensiva-antivectorial-1

Fotos: Olga Lidia Morales y Arturo Enamorado

Aunque el trabajo integrado de las autoridades sanitarias, organizaciones, entidades de varios sectores y la población en la última semana avanza en el territorio pinero y logra reducir en algunas zonas la presencia del mosquito Aedes aegypti, único transmisor de enfermedades como el dengue, el alto índice de infestación –1,38– que aún registra Nueva Gerona, alerta que lo hecho no es suficiente para mantener por debajo del nivel permisible (0,05) al peligroso vector.

Por eso urge aumentar las acciones de saneamiento concentradas en los Consejos Populares capitalinos Abel Santamaría, Centro Histórico, 26 de Julio y Pueblo Nuevo e intensificar por los inspectores y la propia comunidad el enfrentamiento a las indisciplinas e irresponsables actitudes que favorecen la proliferación del dañino insecto.

Así lo precisó a Victoria el doctor Israel Velázquez Batista, vicedirector de asistencia médica de la Dirección Municipal de Salud.

En el último ciclo fueron impuestas en su máxima cuantía 177 multas a personas naturales, la mayor parte en viviendas, por detectársele focos en áreas bajo su responsabilidad, como parte de una estrategia integral que, sin embargo, hace mayor énfasis en la labor preventiva y educativa, como demuestran los debates realizados en barrios, en aras de sensibilizar a la población de los riesgos, acerca de los cuales todavía hay una insuficiente percepción por parte de la población.

Ofensiva-antivectorial-2

Tales intercambios critican con razón el descuido e inconciencia de personas que dejan enyerbarse o amontonar desechos en áreas aledañas, como ocurre en calle 59 final o en la esquina de 37 y 22, botan el abate tras aplicársele al agua, abren la vivienda antes del tiempo reglamentado después de fumigadas, con lo que hacen inefectiva esa acción, o impiden con cualquier pretexto la revisión del inmueble por el personal de la lucha antivectorial.

En la ofensiva emprendida las tareas van desde los tratamientos focales dentro y fuera de viviendas, con ciclos ajustados a las nuevas dinámicas de esos insectos de hábitos domésticos, la constitución y despliegue de brigadas comunitarias, chapeas masivas, la pesquisa sistemática, así como la destrucción de criaderos, hasta labores de higienización en patios, zanjas y áreas comunes en aras de evitar la proliferación del mosquito, favorecido por las lluvias, el calor y la humedad en esta temporada.

Ofensiva-antivectorial-3

Esa batalla, si bien cuenta con la fortaleza de un sistema de vigilancia y control vectorial superior al de muchos países, gracias al ejército de activistas entrenados y la adquisición de costosos recursos para enfrentar a tiempo la problemática, solo se gana con el concurso y responsabilidad de todos, en aras de revertir a tiempo aquí una situación que es habitual (endémica) en no pocas naciones tropicales, donde son frecuentes los contagios y las muertes, pero inusual en Cuba por el énfasis puesto, precisamente, en la profilaxis.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}