En ascenso el precio de los alimentos

gloria-opinionPor Gloria Morales Campanioni

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) advirtió hace unos días que los precios de los alimentos se mantendrán altos y volátiles en los próximos diez años, situación alarmante en el mundo por temor a repetirse igual panorama del 2007-2008 cuando se decretó una crisis.

precio-alimentos-octubre-2012

gloria-opinionPor Gloria Morales Campanioni

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) advirtió hace unos días que los precios de los alimentos se mantendrán altos y volátiles en los próximos diez años, situación alarmante en el mundo por temor a repetirse igual panorama del 2007-2008 cuando se decretó una crisis.

En un reciente reporte de este organismo internacional se informa que los precios subieron un seis por ciento en julio de este año, tras tres meses de descenso.

Este crítico escenario estuvo motivado por inundaciones, sequías, incendios extremos y ciclos de malas cosechas causados por los desastres climáticos, lo cual afectó también la industria, debilitó el dólar e incidió en el alza de la cotización del petróleo.

Ya desde junio del 2010 los precios del trigo habían aumentado casi el 50 por ciento, la mayor subida en tres décadas, mientras que los del maíz y de la soya alcanzaron niveles no vistos desde julio de 2008 en el mercado de Chicago.

Anuncios referentes a que continuará el incremento del costo del arroz, el trigo, el azúcar, la cebada y la carne, muy parecido a las marcas registradas en el 2007 y 2008, nos hacen reflexionar en la necesidad de consolidar las producciones locales de alimentos como arroz, frijol, café, leche y otros con las que se sustituirán importaciones.

El director general de la FAO, José Graciano da Silva, convocó a crear reservas de alimentos básicos para garantizar la seguridad alimentaria y afrontar los elevados importes de la comida e insistió en que otro factor decisivo para cambiar la tendencia alcista de los alimentos, es no emplear maíz y otras oleaginosas en la producción de biocarburos.

Fuentes consultadas hablan de un incremento de 842 millones de personas que padecen hambre en el mundo entre 1990 y 1992 a 925 millones en el 2010, sin contar que 2 000 millones sufren carencias nutricionales y aumentan a diario los subnutridos en el planeta.

Por eso consideran difícil cumplir las Metas del Milenio propuestas por las Naciones Unidas en el 2000 y prevén que los países de África subsahariana no lograrán erradicar el hambre y la pobreza extrema para el 2015.

Con este panorama urge poner este tópico en la agenda, máxime cuando decenas de seres humanos claman al menos un pedazo de pan antes de dormir.

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}