Emociones de un día azul

pioneros-panoleta-gInolvidable aquella mañana de octubre, hace más de 15 años. Despierta desde bien temprano, ansiosa porque mami me vistiera y juntas de la mano fuéramos hacia la escuela. Saya roja, blusa y medias blancas, impecable estaba mi uniforme escolar.

pioneros-panoleta-g

Inolvidable aquella mañana de octubre, hace más de 15 años. Despierta desde bien temprano, ansiosa porque mami me vistiera y juntas de la mano fuéramos hacia la escuela. Saya roja, blusa y medias blancas, impecable estaba mi uniforme escolar.

Aunque aún no era la hora pactada, ya estábamos formados en el patio de la escuela, en una M gigante, ensayada una y otra vez días antes.

No era yo sola la que vibraba de emoción, también a mi madre se le salieron las lágrimas mientras me anudaba la primera pañoleta: azul como el cielo, el mar y las tres franjas de la bandera.

Este ocho de octubre, en homenaje a la muerte del guerrillero Ernesto Che Guevara, en Bolivia en 1967, miles de niños cubanos y de Isla de la Juventud recibirán de manos de padres, familiares y maestros el atributo que identifica a los pioneros Moncadistas. Desde ese momento, la pañoleta azul adornará orgullosa sus cuellos blancos.

Las escuelas primarias se convertirán en enjambre de risas e ingenuidades y la ceremonia de entrega será una fiesta para todos los alumnos de primero a sexto grados, especialmente a los que a partir de este día integrarán la filas de la Organización de Pioneros José Martí.

Hoy, los recuerdos de madre e hija vuelven a cristalizar nuestros ojos y disimulamos con una sonrisa, satisfechas del hermoso camino recorrido, marcado por su mirada. Además, bajo el ejemplo del Che, quien nos sigue acercando cada día al hombre nuevo, las diferentes generaciones de cubanos recordaremos por siempre este día en que el cielo lució más azul.




Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

{loadposition tabfinal}