Elogian la virtud de Maylén

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Educada bajo los principios de la Revolución, instruida y orientada de manera estricta por su madre para convertirla en una mujer útil a la sociedad, podemos asegurar que con la primer teniente Maylén Dixon Pérez, Primera Instructora de Organización del Partido en el Ministerio del Interior (Minint), todo el empeño de su progenitora dio sus frutos.

Fue condecorada con la condición Elogio a la Virtud por su sobresaliente desempeño en los parámetros de eficiencia demostrativos del acierto en su decisión de formar parte de esta tropa garante del orden interior y la tranquilidad ciudadana.

“El Minint siempre me motivó por la disciplina, rectitud, el cumplimiento riguroso de lo indicado, y descubrí que las enseñanzas de mi madre podía desarrollarlas mejor dentro de sus filas”, resaltó.

“Ingresé en el 2014, procedo de Educación, en Secundaria Básica, donde trabajé 14 años. Luego pasé al Cuerpo de Guardabosques como civil atendiendo la gestión medioambiental, ahí me procesaron para incorporarme como militar en junio de ese año en el organismo político, como Primera Instructora de Trabajo Político y del Partido.

“En ese cargo estuve alrededor de tres años, pero por el déficit de personal existente en ese momento –mujeres embarazadas, con problemas de salud y otras en cursos– tuve que asumir la mayoría de las esferas, quienes estábamos aquí laboramos de manera integral”.

Al arribar a la institución –precisó– estaba en desarrollo el proceso de preparación a la fuerza en el tema de la subversión política e ideológica tanto para combatientes como trabajadores civiles, donde aportó su grano de arena.

Permaneció tres meses intensos de superación en La Habana para luego instruir al personal acá durante 60 días. Asimismo, destacó que es una de las reservas de la jefatura del organismo político.

“Tenemos un plan de adiestramiento en el cual me asignan tareas específicas de la jefatura: posgrados, cursos, diplomados como el de Administración Pública…, ello me aportó conocimientos y herramientas esenciales”.

En el 2018 le concedieron el cargo actual para dinamizar el quehacer teniendo en cuenta el número de organizaciones de base que poseen.

“Dentro de mis responsabilidades están orientar y apoyar la labor de nuestros secretarios generales para lograr un buen desenvolvimiento y ejercer la influencia necesaria en aras de conseguir el desarrollo exitoso de las misiones”.

En el 2019, de acuerdo con los resultados por el apoyo a las tareas de la UJC con sus procesos, a la sección sindical y las organizaciones del Partido, se decidió elevar a la comisión de cuadro la propuesta de la primer teniente Maylén Dixon como merecedora de la condición Elogio a la Virtud.

Tras el procedimiento reglamentado, en diciembre llegó la aprobación y se le entrega la distinción, la cual no es solo para los combatientes sino también para los trabajadores civiles.

El galardón lleva implícita una medalla de Servicio Distinguido del Minint, trae una tarjeta firmada por el Ministro del Interior, una original pieza decorativa y el sello a portar siempre con el uniforme.

“Para obtener esta condecoración hay que involucrarse en cada uno de los procesos. Por ejemplo, estando aquí en el organismo político apoyé, además, en la participación en concursos y eventos fuera del Minint, festivales de artistas aficionados, donaciones de sangre, entre otras acciones.

“Son experiencias positivas; hoy tengo el deber de estar al tanto de las organizaciones y preparar a sus dirigentes.

“El enfrentamiento a la covid-19 ha constituido asunto prioritario, nuestros eventos están enfocados a combatir la pandemia y ello requiere superación para orientar al resto de la tropa”.

En el nuevo escenario impuesto por el SARS-CoV-2, además de lo habitual, las circunstancias han obligado a desplegarse cuando sea necesario y auxiliar al Sistema de la Policía, sobre todo al ordenar las colas en las tiendas y exigiendo el acatamiento de las medidas higiénico sanitarias.

A pesar de lo alcanzado, para Maylén queda mucho por hacer. “Tenemos metas por delante, continuar creciendo en la militancia y que los arribantes sean de vanguardia”.

Dixon Pérez reconoció que desde temprano formó parte de las organizaciones políticas, en la Secundaria Básica a partir de los procesos especiales de la UJC, en el 2005 integró el Partido y un año más tarde ocupó el cargo de secretaria general hasta el 2013.

Hoy, al apreciar los resultados de su quehacer y como asume los diversos retos, no deja dudas de que la joven primer teniente trae consigo la responsabilidad desde la cuna. Con seguridad su Elogio a la Virtud será uno de otros tantos galardones que la acompañarán siempre.

Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *