Ellas aún comunican

flores-kioskoOcultar sentimientos tras las flores y poner intensiones en ellas, por su color o variedad para comunicar, es una práctica ancestral que muchos atañen a la época victoriana, o buscan su génesis en la remota Persia.

 

A dos años de la apertura del kiosco de Florisla, los pineros tienen la posibilidad de adquirir flores diversas y de calidad, fruto del esfuerzo de Justo Mena Armas, un hombre conocedor de su lenguaje

flores-kiosko
 

Fotos: Roberto Díaz Martorell (JR)

Ocultar sentimientos tras las flores y poner intensiones en ellas, por su color o variedad para comunicar, es una práctica ancestral que muchos atañen a la época victoriana, o buscan su génesis en la remota Persia.

“Es el regalo más lindo que se le puede ofrecer a una mujer y a la mía en especial le gustan las rosas, además le dedico ramos rojos a Santa Bárbara”, dijo Alexander López y ríe sin pudor, porque esa práctica forma parte de las tradiciones del cubano con independencia del color de la piel.

“Las compro porque me gusta alegrar la casa, la azucena la perfuma de manera agradable, y los girasoles… para los santos, he sugerido a varios de mis alumnos que regalen rosas y así han conquistado novias y luego se han hecho clientes de este kiosco, dice entusiasmado Manuel Filoté.

Florisla

Hace dos años trabajo aquí en Florisla, kiosco ubicado en el boulevard de Nueva Gerona. Los clientes prefieren las rosas, girasoles y azucenas, aunque todo lo que se trae se vende por la calidad, gracias a Justo Mena Armas, afirma mientras atiende al público Mayeline Fernández-Tréllez.

Al mes ingreso como promedio 3 700.00 pesos y en dos años de venta he recaudado más de 78 000.00, asegura.

Las más demandadas en la Isla son por orden: las rosas, los gladiolos y los girasoles, pero “la insuficiente promoción de su lenguaje atenta contra la venta de otras en los cinco puntos de comercialización”, afirma Tatiana Miranda Rodríguez en su trabajo de diploma titulado: “Propuesta de promoción del lenguaje de las flores para el desarrollo del comercio y la cultura floral en la capital pinera”, quien destaca a Mena Armas como uno de los siete principales productores de ese tipo de cultivo en el Municipio.

Flores-Mena1

¿Quién es Justo Mena Armas?

Él es uno de esos hombres imprescindibles, no solo por la sapiencia sino por su sensibilidad sin límites.

El septuagenario, tras consagrar la mayor parte de su vida a labrar la tierra; estudiar los suelos, sacar de las superficies poco pródigas en nutrientes los mejores frutos y llevar la experiencia cubana en cultivos protegidos a México y Nicaragua, por solo citar algunos países, hoy, se dedica a cultivar flores.

En mayo de 2010, elaboró el proyecto de Producción de Flores en Isla de la Juventud con el propósito de dotar a los interesados de una guía para el adecuado manejo de esas plantas y la comercialización del producto final, comentó el veterano, graduado en los años ‘50 como Maestro Agrícola.

En 0,5 hectáreas del organopónico La Cascada de La Fe, a 20 kilómetros de Nueva Gerona, hace realidad su sueño.

¿Por qué las flores?

“Ellas alimentan el espíritu, afirma mientras lupa en mano revisa las plantas, para evitar el ataque de plagas. No hay gesto más lindo que una de ellas termine en manos de una recién parida o sirva para reconciliar a una pareja”, afirma.

Al tiempo que repasa las variedades que crecen vitales bajo su cuidado, habla de introducir dalias rojas y de la necesidad de un contenedor refrigerado para preservar los bulbos de gladiolos, especie originaria de África Meridional.

“Apostamos por la diversidad de flores no solo para regalos y arreglos sino también para ofrendas, y así paliar su déficit en el mercado estatal”, acota.

¿Qué nos dicen?

“Su lenguaje se relaciona con el significado que le han atribuido históricamente los hombres por el color, cantidad, posición, mensaje y ocasión para obsequiarlas”, dice Mena Armas.

“Por ejemplo: la acacia significa elegancia; el alelí rojo belleza duradera; el tulipán rojo declaración de amor; rosas en miniatura con margaritas sirven para afirmar que ‘sus cualidades sobrepasan sus encantos de belleza’ y eso hoy no se promociona en los nuestros puntos de venta”, refiere.

Expertos confirman que el lenguaje de las flores es un arte y tanto en Persia como en Japón es milenario. Se introdujo en el Occidente en 1716 y se considera el Romanticismo como el período de mayor esplendor.

Ellas comunican vida, belleza, desánimo, muerte, soledad…, pero sobre todo amor o como afirmó en su lírica el poeta británico Thomas Hood (1799-1845), ‘las flores expresaban lo que la pasión temía decir’.

Ellas aún comunican

Mena Armas concuerda con la joven Miranda Rodríguez en la necesidad de socializar el lenguaje de las flores que contribuya a su comercialización y de esa manera el trabajo de los productores no sería en vano.

Con la pasión de los enamorados queda en “La Cascada” este hombre con sombrero alón, quien prodiga amor y cuidados a sus favoritas, que en retribución le ofrecen sus mejores matices.

Quizá tú, él, ella, ustedes y nosotros desconozcamos la exacta traducción de los sentimientos victorianos en relación con las flores y su lenguaje, porque por azar se haya perdido en el tiempo. No obstante siguen siendo inusitadas las emociones que experimentan quienes las regalan y las reciben. Es que por sortilegio o no, ellas aún comunican.

 


Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}