Ella realiza sin miedo las pruebas

Foto: Marianela Bretau Cabrera

En este combate contra la covid-19 existen muchas personas trabajando en la primera línea, en riesgo constante, sin descanso y con una familia en casa. Yuneisy Pérez Chivás es una de ellas; realiza las pruebas de PCR en el área de Salud correspondiente al policlínico Orestes Falls Oñate, en La Fe.

La técnica en Microbiología toma cada día las muestras indicadas en la demarcación, exudados nasofaringe para la prueba del PCR, los cuales son entregados en el Centro de Higiene y Epidemiología Municipal y luego envían a los laboratorios en La Habana.

“El año pasado empezamos haciendo el test rápido, después determinaron realizar el PCR, más seguro, los cuales comenzaron a hacer mis compañeras Sandra y Yisel; esta semana empecé sola”, explica la especialista, quien a diario recorre, junto al chofer de Cubataxi, distintas direcciones.

“La cantidad de muestras varía, a veces son más de 60, 70…; llegamos hasta Cocodrilo. Además nos toca la escuela de deportes, hoy centro de aislamiento; ayer hice 47 en cuatro albergues de ese lugar y hoy realicé otras tantas en el Sector Militar Especial de las Far…

“Empezamos a las ocho de la mañana y en ocasiones ocupamos el día entero. Son disímiles direcciones, en los Paneles, repartos Camilo Cienfuegos, Julio Antonio Mella, luego para la Fladio Álvarez (45) y luego entregamos las muestras en el Chem –Centro de Higiene, Epidemiología y Microbiología–”, subraya Yuneisy Pérez.

–¿Sentiste miedo en alguna ocasión?

“Sí, al principio. Tengo niños y mis padres pasan los 65 años, pero ya me siento más segura, mejor preparada, adopto las medidas de bioseguridad pertinentes y cuento con todos los implementos de protección: bata, sobrebata, careta, nasobucos, guantes, gorro, líquido desinfectante…

“A veces cuando realizo la prueba hay pacientes que estornudan. De los muchachos de hoy en la unidad militar, había algunos alérgicos y al introducirles el aplicador en las fosas nasales empezaron a estornudar y les orienté ponerse el nasobuco. También me han estornudado en los guantes y enseguida me los quito, me los pongo doble; el alcohol yodado me lo unto en todo el cuerpo, hasta en los zapatos.

“En cuanto llego a casa actúo con precaución, no entro por el frente, sino por el patio, pongo en un cubo preparado con agua y detergente y voy para el baño, después saludo a mis hijos, mi esposo… El pelo me lo suelto por la noche para que coja aire porque siempre tengo el pañuelo puesto; me aseguro de cuidarme.

“Se les realiza la prueba a quienes van a viajar y pueden resultar positivo, como me ha ocurrido… No me alarmo porque cumplo con las medidas; por eso he perdido el miedo.

“Estudié Microbiología porque me gusta. Me siento feliz con mi trabajo, a veces estoy muy agotada, me baño con agua caliente y al otro día estoy en pie de nuevo…  es todos los días… Y con placer lo hago porque me gusta y me siento útil”.

COVID-19 Isla de la Juventud Isla de la Juventud Salud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *