El zoológico avanza con paso firme

El foso de los leones luce una imagen renovada
Foto: Gerardo Mayet Cruz

Hace unos meses la noticia de que se trabajaba en pos de restaurar el Parque Zoológico Municipal Julio Antonio Mella fue de gran agrado para los pineros, especialmente tras años de no contar con las condiciones mínimas para este tipo de centro.

En un primer acercamiento a las obras que aquí se realizan el coordinador del grupo de creación artística Unimagen, Jeal Quintero, explicaba las cuatro etapas que comprendía –rescate de las áreas verdes y reparación de las jaulas, la confección del pozo séptico y la cerca perimetral, construcción de la cafetería y el miniacuario y señalizaciones.

Hoy, si usted pasa por la carretera pudiera pensar que solo en palabras quedó el proyecto, pero lo cierto es que avanza y con calidad.

Al interior ya se respira un aire diferente. Lo que antes eran terrenos plagados de marabú, hoy muestran un limpio verdor y según el administrador del lugar, Miguel Manuel Guerra Benedetti, entre la reparación capital de las jaulas y la limpieza de las áreas verdesdonde se ubicarán las praderas africanas, la primera etapa de labores está a un 80 por ciento de cumplimiento.

Trabajadores realizan acciones de reparación y limpieza de las jaulas
Foto: Gerardo Mayet Cruz

Todo ello gracias al empeño de Unimagen, los trabajadores del propio zoológico, y la Empresa de Servicios Comunales, a la que  pertenecen, quien ha sido constante en el apoyo con materiales y fuerza de trabajo.

De acuerdo con Guerra Benedetti, una vez concluidas las obras se traerán de La Habana animales de pradera y felinos, mientras que la Dirección Municipal de Flora y Faunaaportará animales endémicos como monos, jutías y cocodrilos, pues la idea es tener en el parque una combinación de especímenes de tierras lejanas con otros locales.

“La meta es rescatar un espacio y convertirlo en un centro integrador para que la familia pinera venga a divertirse, pasarla bien,  y aprenda; para ello contamos con un técnico en Educación Ambiental y pensamos capacitar a todo el personal en temas de conservación ecológica y biodiversidad para que, una vez funcionando el parque, las visitas dirigidas puedan constituir verdaderos momentos de intercambio entre el hombre y la naturaleza en armonía y respeto”, agregó.

Por su parte, Carlos Únger Pérez, técnico de Educación Ambiental, explicó que en el proyecto además de las áreas están concebidos un miniacuario y un jardín botánico, donde cada especie será catalogada para que cuando el público se acerque no se limite a observar, sino que pueda adquirir conocimientos útiles.

“Nos interesa mucho poder retomar el vínculo con escuelas, pues son los principales centros de gestión del conocimiento y con ellos podemos realizar excursiones y círculos de interés que acerquen a los pequeños a los temas de protección ambiental, tan necesarios.

“Nuestro objeto social es insertar a la comunidad en el cuidado y protección del medio ambiente y que cuando nos visiten puedan conocer sobre programas de cría en cautiverio para repoblaciones o mantenimiento de especímenes silvestres.

“A pesar de no contar siempre con los espacios adecuados para ello, la educación ambiental es un tema que en la Isla ha avanzado mucho gracias al trabajo que se realiza desde edades tempranas en los centros escolares y poder ser parte de ello, enriquecer esa cultura ecologista es una tarea pendiente para el zoológico pinero”.

Trabajadores realizan acciones de reparación y limpieza de las jaulas
Foto: Gerardo Mayet Cruz

Uno de los más nuevos en el equipo es el médico veterinario Oscar Reinaldo Armas, quien se trasladó hacia acá después de trabajar  por mucho tiempo en el Jardín Zoológico de La Habana.

“Ahora mismo mi labor es mantener sanos a los pocos animales que tenemos, pero también apoyo en lo que haya que hacer. Aquí hacemos un poco de todo porque hay que sacar este proyecto adelante. Según tengo entendido la población pinera está bien preparada en cuanto al cuidado de los animales y nosotros vamos a continuar fomentando esta preparación mediante charlas educativas y talleres en los que trataremos asuntos de máxima importancia para la sostenibilidad del Zoológico como son el maltrato animal y la necesidad de no alimentarlos indebidamente”, aseguró.

“Con respecto al resto del país, el Julio Antonio Mella tiene grandes potencialidades ya que ocupa un terreno amplio de cerca de 16 hectáreas y el confort que se logre a partir de las acciones que desarrollamos está también determinado por el acogedor entorno donde está emplazado. Es cierto que esto no es trabajo de un día, pero estamos poniéndole el corazón para que salga como lo merece el pueblo”, afirmó el administrador Miguel Manuel.

Ecoisla Ecoisla 2019
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *