El Valiente de Fidel

Hace 15 años recibía el título de manos de Fidel, 6 estudiantes dentro de miles, como premio al estudio y al esfuerzo
Foto:Archivo

“¿Pinero qué vas a estudiar? –me preguntó Fidel al llegar mi turno y le expliqué que había aprobado las pruebas de aptitud para la carrera de Periodismo, que era lo que quería y me dijo: “pero cómo que Periodismo si nos hace falta tantos maestros y estamos convocando a la formación de los Valientes”.

Entonces en un arranque de querer cumplir y no decirle que no a Fidel, pues era muy complicado (creo que no existe ningún cubano comprometido con lo que hace, capaz de negarse a una propuesta de él), le digo: pues eso no tiene problema, voy a ser maestro”.

Y así fue. Yuniel Blanco González se convirtió en uno de los mejores pedagogos del país a sus 33 años de edad, hoy metodólogo nacional de Ciencias Naturales del Ministerio de Educación. Su encuentro con el Comandante en una de las reuniones nacionales de la FEEM, le dio un giro a su vida profesional y reflejó el liderazgo y responsabilidad que siempre lo caracterizaron.

Para Yuniel el compromiso es eterno
Foto: Archivo

“Ese intercambio ocurrió cuando era alumno de 12 grado en el IPUEC Ignacio Agramonte y recientemente había realizado las pruebas de aptitud que duraron desde las ocho de la mañana hasta las 11 de la noche, de la cual aprobamos dos estudiantes y me sentía muy feliz, era una aspiración, una meta, pero cuando se efectuó la reunión de la organización estudiantil donde nos preguntó por lo que íbamos a estudiar al terminar el pre, tuve que decidir.

VOLVIMOS A ENCONTRARNOS

“Después pensaba muchísimo en eso porque significaba renunciar a todo lo que había soñado y llegó la etapa de decisión final de convertirme en maestro, abandonar la ilusión de la carrera anhelada y no me presenté a las pruebas de ingreso. Así me sumo a este proyecto desconocido para todos, pues era una idea de Fidel pero todavía no sabíamos cómo se iba a materializar.

“Los Valientes es un grupo de jóvenes que él llamó así porque debían prepararse para impartir todas las asignaturas en una secundaria básica, en la edad más compleja del desarrollo para asumir como docente y además de enseñar todas las asignaturas para influir y lograr la formación educacional que se pretendía.

“Comenzamos a estudiar en la Salvador Allende que fue el centro destinado para ello y Fidel nos volvió a visitar y en ese entonces yo era presidente de la FEU y volvimos a encontrarnos. Hicimos un recorrido de casi seis horas por la escuela, preguntando todo el tiempo acerca de la formación, cómo era, qué necesitábamos, esas cosas que Fidel hacía y se preocupaba y ocupaba de cada detalle.

“Imagina estar seis horas caminando por una escuela al lado de Fidel, él queriéndolo saber todo y no dejar que ningún profesor hablara, sino que la FEU se expresara y eso fue muy interesante.

Foto: Diego Rodríguez Molina

SU LEGADO ES MUY GRANDE

“Después vino una etapa mucho más dura que fue la práctica profesional. A mí me tocó en una institución que él fundara para validar el proyecto, la escuela experimental José Martí donde asistían los niños de los barrios más difíciles de la Habana Vieja, de Jesús María, San Isidro, Belén, y él siempre nos decía: si triunfa aquí triunfará en cualquier lugar del país.

“Se trataba de una escuela de 1 200 alumnos crecidos en estos barrios con una familia compleja, de un entorno complicado que se hacía difícil pero creo que lo conseguimos”.

Este joven oriundo de La Fe, líder estudiantil nato en la Primaria, Secundaria, Pre, Universidad, delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular con solo 19 años, profesor de la televisión educativa, es sin dudas el reflejo de la excelente formación que recibió de maestros como Jorge Luis y el claustro que tuvo en sus distintas etapas que recuerda con cariño. Es el valiente de Fidel.

“Muchas veces volvemos a las palabras del Comandante, a su manera de interpretar, comprender, expresar, porque cumplir con él es complejo pues su legado es muy grande y es un proceso que no termina. Estamos cumpliendo con Fidel y tendremos que hacer mucho para mantener la obra por la que luchó y protegió”.

Fidel
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *