El sueño de explorar una isla (+ Fotos)

Fotos: Gerardo Mayet Cruz

Dejar tierra firme, montarse en una embarcación y atravesar 60 millas de mar, constituyó para muchos un reto que minuto a minuto se transformó en una aventura difícil de olvidar.

Varios de los que desembarcaron el diez de julio en la capital pinera ya conocían de las maravillas que encierra este terruño, el resto convertía en realidad el sueño de explorar una isla a la que no se llega por naufragio, esa de la que tanto se habla como personas se enamoran nada más pisar su suelo, sentir la calidez y nobleza de su gente; así como descubrir el encanto de su entorno.

Como el año anterior decenas de jóvenes estudiantes y trabajadores, arribaron al Municipio para disfrutar de los Campamentos de Verano, una propuesta de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) para que sus miembros se diviertan, interactúen, sean partícipes de nuevas experiencias, conozcan de la historia y los sitios emblemáticos que pueblan la geografía cubana más allá de su capital.

No llegaron a cien tampoco esta vez, pero los más de 80 que vinieron, se marcharon con las expectativas cumplidas. Para Ariadna Yero Guerra, funcionaria del Comité Provincial de la UJC en La Habana, quien nos visitó por primera vez, resultó todo un desafío abordar una nave y dejar la seguridad que le proporciona la firmeza de la tierra, ver tanta agua confesó que le causó temor, pero luego al descubrir las bondades de este pedazo de terruño quedó encantada.

“La Isla posee muchas riquezas naturales, sus personas son solidarias, risueñas, dispuestas a brindarte la mejor atención. Tuvimos la oportunidad de subir a la elevación donde se encuentra la torre de televisión y palpamos allí el quehacer de los jóvenes de Radiocuba.

“Machado Ventura (segundo secretario del Comité Central del Partido)  nos propuso realizar labores productivas, escalar montañas, desarrollar vida de campo como ellos cuando lo tuvieron que hacer en su momento, llegamos agotados a la cima, pero allí supimos que esa carretera fue construida precisamente por jóvenes.

“Conocimos de la historia local, de Evangelina Cossío, una patriota que dejó su impronta acá y tuvo aquí sus primeros pasos de rebeldía revolucionaria, eso nos llena de orgullo”.

Ariadna nos cuenta que en la visita al Monumento Nacional y museo Presidio Modelo se detuvo frente a las camas donde una vez durmieron el Comandante en Jefe Fidel, Raúl, Almeida, ese constituyó para ella el mejor momento y recuerdo de su estancia acá.

“Esos son los instantes que quedan, te marcan, más que una discoteca, una playa, un buen almuerzo”, expresó muy emocionada.

Edisbel Gil Mesa, técnico de seguridad y protección y secretario general de la UJC en la metalúrgica Antillana de Acero, tampoco había pisado jamás la tierra del Sucu suco, lo impresionó la arquitectura de Presidio, la limpieza de la ciudad de Nueva Gerona, la amabilidad de sus habitantes y la riqueza de la flora y fauna de la zona sur de la Isla. “El poblado de Cocodrilo es impresionante, está bien protegido y a cada paso descubres cosas que nunca imaginas que existen de esa manera.

“Es la primera ocasión que vengo y la experiencia ha sido magnífica. Visitar el lugar donde estuvieron recluidos Fidel, Raúl y demás Moncadistas es una oportunidad única para que los jóvenes cubanos podamos recordar y acercarnos a la historia justo desde donde tuvo lugar.

“Solo no me agradó el estado de deterioro que exhibe la mayor parte del recinto. Considero que debería rescatarse todo el complejo porque es parte de nuestra historia, de la Isla, de Cuba, no se debe conservar solo el área donde estuvieron los Moncadistas. Estar aquí me llena de orgullo, pues no todo el mundo ha tenido esta posibilidad”, ponderó Gil Mesa.

Por su parte para Marla Viera Hernández, estudiante de preuniverstario en Guanabacoa, la experiencia resultó familiar, pues vino en la edición anterior, cuando juró regresar a este Campamento de Verano.

“Me llevo muchas experiencias bonitas, he conocido nuevos amigos, personas que residen en mi provincia y ahora formamos un nuevo círculo de amistad. A pesar de que recorrí sitios visitados hace un año, ahora pude descubrir nuevos detalles y ampliar mis conocimientos sobre la historia de la Isla, todos estamos muy contentos con la acogida, los estudiantes de la FEEM y la FEU de conjunto con los jóvenes trabajadores también quisimos aportar nuestro granito de arena al desarrollo del territorio con un trabajo productivo”, reseñó Marla.

Este sábado concluyó una versión más de los Campamentos de Verano, a bordo del Iris partieron hacia sus hogares los capitalinos que durante seis días compartieron sus vivencias con más de 84 000 pineros que los acogieron con los brazos abiertos. Aquí está su casa para cuando deseen volver, será quizás en el próximo julio a la distancia de 12 meses o más, por ello el saludo de despedida significa solo un…hasta pronto.

 

 

 

 

 

 

Isla de la Juventud Sociedad
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *