POR EL ANIVERSARIO DE LA FISCALÍA

El sacrificio es importante cuando de él dependen los demás

Foto: Yudith Moreno Castro (*)

Cada entidad cuenta en su plantilla con trabajadores en los que recae el cumplimiento de las acciones fundamentales correspondientes a su encargo estatal, y para lograrlo también tienen una parte de su personal con responsabilidades que tributan al logro de sus objetivos. Tal es el caso de Daisy Calzadilla Infante, trabajadora de la Fiscalía Municipal desde hace tres años.

Ella refiere que en sus inicios ocupó la plaza de Secretaria de Fiscalía, donde garantizaba la entrada y el control de los documentos del grupo de procesos penales, así como la recepción de los escritos provenientes del Tribunal, posteriormente pasó como Técnica en Información y Análisis, cargo que desempeña hoy.

Durante el período de aislamiento en la fase de trasmisión autóctona limitada, formó parte del reducido personal que se mantuvo asistiendo al centro en ese tiempo. Cuenta que fueron meses de arduo trabajo, ya que tramitaba toda la información que procesaban mis compañeros, garantizaba el registro de entrada y salida de los documentos emitidos por los fiscales, ya fueran los asuntos penales como los civiles, además, repartirlos a los órganos y entidades correspondientes, pero como tenía la experiencia de haber transitado por las plazas anteriores, poseo el conocimiento necesario para cumplir.

“En mí confluyeron varias funciones que no son las habituales, pero por la situación del aislamiento social en el que debían estar los trabajadores encargados de ellas, tuve que asumirlas, además de las mencionadas, preparaba digitalmente los mensajes y tareas que se debían responder a la Fiscalía General de la República”.

Este 23 de diciembre celebra la institución el aniversario 48 de su fundación, al que arriban con el superior empeño de su colectivo en el cumplimiento con eficiencia de las misiones en el permanente combate contra indisciplinas, ilegalidades y manifestaciones de corrupción.

Insiste en que no fue ella sola, “en esa etapa un reducido grupo de seis compañeros trabajamos con unidad y responsabilidad y pudimos cumplir con las tareas, a pesar del aislamiento social y otras restricciones siempre estuvimos en contacto, por vía telefónica, con los demás trabajadores y nos sentimos como familia”.

Considera que esos momentos aportaron mucho, “ya que pude recapitular lo aprendido y buscar alternativas ante situaciones nuevas y complejas. Además me dio la oportunidad de poner en alto el prestigio de la institución que no se detuvo, siguió trabajando con el esfuerzo de los que estábamos presentes y los que desde sus casas también contribuyeron.

“En lo personal me reafirmó que el sacrificio es importante cuando de él dependen los demás y la seguridad de todos”.

Yudith Moreno Castro
Comunicadora de la Fiscalía Municipal Especial

Otros artículos del autor:

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *