El placer de estudiar

marianela-opinionPor Marianela Bretau Cabrera

Escribir hoy acerca de la importancia del estudio es un tema complejo,  más si es dirigido a los jóvenes, pues aunque muchos de ustedes interiorizan la necesidad constante de aprender y buscar el conocimiento, la mayoría ignora que el saber es imprescindible.

 

marianela-opinionPor Marianela Bretau Cabrera

Escribir hoy acerca de la importancia del estudio es un tema complejo,  más si es dirigido a los jóvenes, pues aunque muchos de ustedes interiorizan la necesidad constante de aprender y buscar el conocimiento, la mayoría ignora que el saber es imprescindible.

Imagina que estás enamorado de una muchacha a quien le encantan las canciones del dominicano Prince Royce, ¿sabes qué ganas si la seduces utilizando ese elemento? Obtendrías su atención, pero para ello necesitarías saber todo acerca del cantante, la letra de sus canciones, los títulos de sus discos, su biografía y otras peculiaridades de él, por tanto aprenderías algo nuevo.

De eso se trata, de buscar lo desconocido, de aprenderlo, pues el estudio no solo se relaciona con las clases en las distintas enseñanzas, sino también con la autosuperación, el deseo de dominar un tema de conversación, de leer y no “estar perdidos en las nubes”.

Para algunos significa algo interesante y lo aprovechan a la máxima potencia, ya sea para cortejar o sobresalir entre sus amigos, sin embargo, para otros, se torna aburrido, pesado y hasta un “teque” que no les aporta en su vida social y les ocupa parte de su preciado tiempo.

Hace poco, Yarita, mi vecina de 13 años, tuvo que hacer un trabajo extraclase acerca del SIDA, las infecciones de transmisión sexual, sus causas, consecuencias y métodos anticonceptivos, con el cual conoció de la existencia de las vacunas, pastillas y los diu para evitar el embarazo, así como la importancia del uso del condón para prevenir la sífílis, la gonorrea, el condiloma, herpes genital, entre otras.

De una tarea Yari y sus compañeros de aula aprendieron más de lo que pensaron, pues en busca de la máxima calificación acumularon conocimientos; ahora están preparados en el asunto y no les podrán hacer ni un cuento sobre la necesidad de protegerse a la hora de tener relaciones íntimas.

¿Cuál es la finalidad del estudio? Desarrollar destreza, capacidad de análisis e inteligencia en aras de forjarnos como mejores personas, con potencial intelectual y conocimientos indispensables acerca de la sociedad en que vivimos, donde los cambios suceden a la velocidad de un cohete y las nuevas tecnologías facilitan la búsqueda de lo desconocido.

Si queremos ser exitosos y tener más oportunidades en la vida, resulta esencial dedicar tiempo a estudiar y leer, ya sean las clases recibidas en la escuela, el libro de un escritor famoso, la historia de la Isla, así como ver programas interesantes de la televisión y escuchar buena música con la curiosidad siempre latente.

Después de concluidas las distintas enseñanzas puedes disfrutar de los cursos ofertados por la Federación de Mujeres Cubanas, la Escuela de Idiomas en el Municipio, los Joven Club de Computación, la lectura de trabajos periodísticos y sitios web internacionales, para aquellos con acceso a Internet.

La edad no importa cuando de se trata de superarse, pues el saber no ocupa lugar, al contrario, te abre el campo del conocimiento y cuando se es joven las habilidades son mayores. Por tanto, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, estudia y tendrás más posibilidades de ser lo que sueñas.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}