El orgullo de Luciano por aquella victoria

Foto: Yuniesky La Rosa Pérez

Es Melena del Sur un territorio consagrado en la historia de Cuba, como el primero en declararse libre de analfabetismo en el país y América Latina, y donde 400 de sus hijos se convirtieron en brigadistas para llevar la luz del conocimiento a otras provincias.

Reconocido por su tierra colorada el actual municipio Mayabeque es cuna también de valerosos cubanos que el 17 de abril de 1961 tomaron los fusiles para –comandados por Fidel– ratificar su convicción de defender el Socialismo proclamado el día 16.

Con 78 años, tres hijos e igual cantidad de nietos, Luciano Méndez García recuerda cada detalle de esa victoria seis décadas después como si el tiempo apenas hubiese transcurrido.

“En 1960 estuve en la primera movilización por el cambio de presidente Eisenhower por Kennedy –rememora–, luego en los primeros días de 1961 se seleccionaron en la capital los milicianos de Ciudad de La Habana y provincia Habana, los mayores de 20 años fueron para La Cabaña, mientras los menores nos trasladamos a la base Granma, ahí fui yo que tenía 18 años.

“Fuimos a pie hasta la unidad porque para poder pasar la escuela militar había que cumplir los 60 kilómetros, si te rajabas suspendías. Recién graduado llegó la invasión mercenaria a Playa Girón.

“Partimos para La Habana a recoger las armas, ya en la capital salimos para Matanzas y de ahí hacia el central Australia, donde se organizaba todo desde el día anterior, cuando desembarcaron los mercenarios. Al arribar ya había mucha gente peleando.

Foto: Yuniesky La Rosa Pérez

“Ese día por la noche se organizó la ofensiva, el 17 salimos del central a partir de las diez de la noche en caravana; yo era jefe de una cuatro bocas, pero me preocupó que me dejaron para último. Sin embargo, al pasar por la carbonera comenzaron a emplazar las piezas y de último me convertí en el primero en posicionarme más cerca de playa Larga, todo eso bajo fuego enemigo”.

Luciano relata su historia con la vehemencia del joven de 18 años al que no se le escapa nada.

“Entramos a Playa Larga casi a las ocho de la mañana y el primer caído que vi fue un miliciano cortado a la mitad en una zanja. Es algo que no he podido olvidar. Nos vamos adaptando a diferentes circunstancias en la vida, pero cuando nunca has experimentado algo de esa magnitud te impresiona.

“Llegando al lugar comenzaron a organizarse las tropas, la Columna Uno del Ejército Rebelde de conjunto con el Batallón 339 de Cienfuegos enfrentaron la primera parte de la invasión. Al amanecer salieron dos aviones y cuando viraron imagínese: 24 cuatro bocas y 12 cañones 37, los derribamos. Al sentir ese volumen de fuego los mercenarios abandonaron Playa Larga.

“El 19 por la mañana el desayuno fue un avión bombardeando el terraplén, lo tumbamos también, ellos no esperaban que estuviésemos en esa posición”.

Destacó que el combate más difícil fue la toma de Playa Girón, el enemigo poseía batería de morteros y encima del tanque de agua de Girón los observadores corregían los disparos.

“A las seis de la tarde tomamos Playa Girón, anteriormente había lanchas llevándose a los mercenarios mientras un destructor cerca de la costa les servía de apoyo, pero nosotros teníamos los aviones.

“Fue una gran victoria que llevamos en el corazón y forma parte de nuestra memoria en la lucha en defensa de la Patria”.

Luciano luego fue dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas en San Miguel del Padrón, y en 1966 arribó a la Isla de la Juventud como parte de la columna juvenil que vino a reconstruirla tras el ciclón Alma.

“Los combatientes de mi batería, quienes aún vivimos, tenemos la tradición de reunirnos cada año en Ciudad Libertad. Ahora debido a la situación con la covid-19 no es posible, sin embargo estamos seguros de que pronto la retomaremos”.

Militante del Partido Comunista de Cuba hace 58 años, Méndez García envió un mensaje a las nuevas generaciones.

“Exhorto a los jóvenes de hoy a cumplir con las ideas de Fidel, mantener la unidad y la convicción de defender la Revolución desde la posición que les toque, confiar siempre en nuestros líderes y dar lo mejor de sí”, concluyó.

Playa Girón
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *