El momento más importante de mi vida

Foto: Marianela Bretau Cabrera

“Recuerdo que estábamos subiendo las escaleras, porque era por secciones, y cuando llegaba tu momento él te ponía la mano en el hombro y entregaba el título, te apretaba. Uno se sentía menuda ante aquel hombre tan grande, y en ese instante, no sé si sentía calor o frío, si me daban ganas de llorar o reírme, era esa sensación para mí de estar ante la persona más grande que ha existido en el mundo. Fue bien bonito, me ericé de una manera increíble”.
Así lo atestigua Yunelkis Vázquez Jiménez al rememorar la segunda graduación de instructores de arte en el 2005 realizada en la Ciudad Deportiva en La Habana, donde los mejores estudiantes de este tipo de escuela en el país recibieron el pergamino de manos de Fidel.
“Nunca pensé conocer al Comandante en Jefe en persona, tenerlo cerca, ver cuán inmenso es, no solo físicamente, y sentir eso que puede compartir cualquier cubano que estuvo frente a nuestro Líder Histórico. Él nos entregó el título, pudimos estrechar su mano. Fue el momento más importante de mi vida, que me marcó como ser humano, como cubana y revolucionaria, además como instructora de arte, integrante de la Brigada José Martí”, reflexiona la muchacha con su rostro iluminado por el entusiasmo.
Hace una pausa y prosigue: “Fue un placer muy grande haber pertenecido a ese programa, una iniciativa de Fidel para el desarrollo del arte y sus diferentes manifestaciones, dándoles la posibilidad a los jóvenes con cualidades y aptitudes en esta rama a desarrollarlas como educadores en esas modalidades y en la formación de la sensibilidad y la cultura general e integral”.
Enfatiza emocionada que ese movimiento se multiplicó y alcanza a millones de cubanos de todas las edades, en horario docente en escuelas o talleres extracurriculares de apreciación y creación artística, y otras acciones, en centros educacionales, casas de cultura, museos y demás instituciones y espacios de la comunidad.
“Para mí significaron –continúa– cuatro años de estudio en la escuela de arte Martha Machado Cuní, donde se dividían entre las especialidades y la docencia.
“Yo venía de la Escuela Elemental de Arte Leonardo Luberta Noy y no aprobé el pase de nivel y me incorporé en ese centro, me convertí en instructora de música y enseño a otras personas que les interesen la especialidad; niños, jóvenes, adultos, de los diferentes grupos, además de desarrollarme como artista que era lo que quería Fidel con este programa”.
En la actualidad la joven de 33 años Yunelkis Vázquez dirige la Casa de la Cultura de La Fe, institución que agrupa a varios instructores de las diferentes expresiones artísticas y trabaja con el talento de aficionados de la comunidad.
“El legado de Fidel es como la identidad cubana, se va trasmitiendo de generación en generación, porque nuestro Comandante no esté físicamente, los jóvenes vamos a dejar de luchar, al contrario, estamos más comprometidos porque su recuerdo y lo que nos enseñó perdure como acervo de toda la humanidad.
“Cuando Fidel murió, el homenaje póstumo del pueblo santafeseño se hizo aquí en la Casa, y encima del dolor tan grande por su pérdida tuvimos que preparar el local para su tributo. Fueron tres días intensos y pudimos ver que no solo los adultos lloraron, sino también los niños y jóvenes, por eso seguiremos su ejemplo, y él siempre va a estar presente en nuestras ideas y en todo lo que hagamos.
“En estos días, que nos encontramos preparando las actividades para la jornada de homenaje por su desaparición física, estaba con mi hija de 11 años ensayando la canción Cabalgando con Fidel, pues la cantamos juntas, y me dijo: ‘Mamá, mira cómo me erizo’, y yo le dije, asimismo me sentí yo cuando me gradué”. Esa es otra manera de inculcarle el amor hacia el Líder.
“Ese recuerdo y tener ese título entregado por él, que tenga su firma junto a tan inolvidable recuerdo es un honor para mí como instructora de arte y cubana”.

Por Siempre Fidel
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *