El Mangle no pierde su esencia

Más que una competición el Mangle Rojo es, desde sus inicios, una propuesta cultural para respetar, donde confluyen todas las artes, amén de que la literatura sea la protagonista.

Foto: Yoandris Delgado Matos

A sus 25 años llegó por estos días con una versión excelente en la cual la poesía hizo vibrar a este terruño en la voz de sus principales exponentes miembros de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y de otros que lo son de corazón.

Brián Pablo González, escritor matancero, mereció el premio por su cuaderno El rumor de un lejano galope de caballos; según consta en el acta del jurado integrado por Joel Herrera, Alberto Marrero y Rafael Carballosa, “por ser un poemario lúcido, depositario de una sabiduría asimilada sin estridencias, que dialoga con referentes canónicos sin soluciones fáciles a la par que articula un discurso propio, con aliento cosmopolita e intercultural desde lo cubano como vórtice”.

Una sola mención fue concedida en esta edición en la cual concursaron 35 obras, y recayó en El eje del mundo, de la autoría de la santaclareña Elizabeth Casanova.

Foto: Yoandris Delgado Matos

A toda vista el evento constituye una de las mejores realizaciones anuales de la vanguardia artística pinera y su validez se demuestra no solo en el carácter nacional que posee de hace años por su calidad, sino porque sus organizadores lo conciben como un espacio de intercambio y debate para todo el gremio de literatos en perfecta armonía con la música, artes plásticas, danza, el audiovisual…

En este 2020 destacan las presentaciones de lujo de los títulos

Deshojando margaritas, de Eldys Baratute; Las montañas azules de Jamaica, de Virgilio A. Cruz; Las regiones devastadas, de Rubiel González; y Manigua, de Eduard Encina.

El uso de la red social Facebook le dio esta vez mayor alcance y otorgó a los cibernautas, de dentro y fuera del país, la posibilidad de seguir a diario las actividades del programa.

Los espacios de intercambio y debate, la tertulia El Aleph, bajo la égida de Nelton Pérez, y el taller literario La pequeña habilidad, de Yadián Carbonell, así como la excusión literaria a la Jungla de John y el resto de las propuestas, aun en medio de la nueva normalidad, vinieron a ratificar que el Mangle Rojo en ninguna circunstancia pierde su esencia, es y será el punto donde se pondera y mantiene viva la poesía.

Cultura Isla de la Juventud
Yojamna Sánchez Ponce de León
Yojamna Sánchez Ponce de León

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *