ATARDECER DE JUVENTUD

El maltrato en la ancianidad

Ilustración: Tomada de Internet

El maltrato en la ancianidad es problemática investigada hace poco tiempo; no porque no existiera, sino por estar oculta en algunas sociedades.

En 1975 fue descrita en las revistas científicas británicas, con el término “grannybattering” o “abuelita golpeada” y se abordó por primera vez en el Congreso de los Estados Unidos, en el año 1985.

Fue aquí donde se definió técnicamente el maltrato como: “Deseo de infligir daño, confinamiento injustificado, intimidación o castigo cruel, que de origen a daño físico, dolor o angustia mental, también deseos de privar de los cuidados, alimentos o servicios al anciano”, así planteael artículo “Maltrato a los ancianos. Estudio en el Consejo Popular de Belén, Habana Vieja”, de los Lic. Esvaldo Rodríguez Miranda, Dr. Alberto Olivera Álvarez, Dr. Rolando José Garrido García y Dr. René García Roque, publicado en el volumen 18, número 3 de la Revista Cubana de Enfermería (2002).

Tiempo después, un grupo de expertos, científicos y profesionales de Canadá Australia, China (la RAE de Hong Kong), Japón,  Argentina, Brasil, Reino Unido y otros países, investigaron sobre el tema e identificaron el fenómeno en los países desarrollados. Sin embargo, hoy día estamos en presencia de una situación universal.

CONDUCTA INCOMPATIBLE

La preocupación por el maltrato a personas de avanzada edad ha aumentado por el envejecimiento acelerado de la población.

En la antigüedadlos ancianos eran dignos del respeto, por su sabiduría, no obstante, en la actualidad muchos los ven, como seres incapaces de servirle a la sociedad y son víctimas de abuso.

“Este puede manifestarsedesde varios puntos: físico, psicológico, social, financiero, económico, sexual, etc. Cualquierade estos abusos, expone al anciano a sufrimientos innecesarios, lesiones o dolor, pérdida o violación de sus derechos humanos y deterioro de su calidad de vida”, asegura José Francisco SardiñasMontanez, de la Sociedad Cubana de Psicología en la Isla de la Juventud.

La clasificación de una conducta tan destructiva, va a depender de la intensidad, frecuencia, gravedad y consecuencias de las mismas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) (como se citó en el volumen 21, número1.2, de la Revista Cubana de Medicina General Integral, 2005), las formas de manifestacióndel maltrato o abuso en los adultos mayores, son claras.

Por ejemplo, en lo físico se evidencia cuando la persona es víctima de empujones, quemaduras con cigarrillos, líquidos etc., golpes, heridas, se le fuerza a comer o tomar algo, se le coloca en una posición incorrecta, sufre sacudidas, se le amarra, derrama agua o comida encima, recibe pellizcos y es víctima de abuso sexual.

Asimismo, el abuso psicológico o emocional se manifiesta cuando están presentes amenazas de abandono, acusación, acoso, intimidación con gestos o palabras y la infantilización, así como también la limitación de sus derechos (de privacidad, decisión,información médica, voto, o comunicarse con quien desee).

En lo financiero o económico, se aprecia cuando la persona es víctima de chantaje financiero, si sufre de la apropiación de sus propiedades, o de la coerción para firmar documentos legales; como pudieran ser testamentos.La negligencia o abandono, por otra parte, está presente al descuidar la salud del anciano, la higiene,ya sea en el hogar, la calle o algún servicio público.

Tales prácticas debencombatirse y no hay mejor forma de hacerlo, que resaltar el valor de las personas mayores, concientizar sobre los malos tratos y que no existan antagonismos generacionales.

PRIORIDAD PARA LOS CUBANOS

En Cuba la Tercera Edad es prioridad en la agenda gubernamental. Las políticas sociales han propiciadola buena calidad de vida de los mayores; el Estado ha desarrollado estrategias relacionadascon la atención y la asistencia social a este sector, como el aumento en pensiones y jubilaciones, y atención a su salud.

Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), el país cuenta con 294 casas de abuelos, 155 hogares de ancianos, así como los círculos de abuelos en cada comunidad.

Se dispone además, de la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor, los programas de atención existentes en cada una de las instalaciones de Salud Pública, el Centro de Investigaciones de Longevidad, Envejecimiento y Salud (CITED), el Centro de Alzheimer u otros trastornos cognitivos, donde se impulsan las investigaciones y constituye un reto mejorar la calidad a este grupo.

La Facultad de Ciencias Médicasse encarga también de la formación continua de personal especializado en aras de potenciar una vejez saludable y empoderamiento de esas personas, como parte activa de la sociedad.

EL ENVEJECIMIENTO: LOGRO Y OPORTUNIDAD

Por otro lado, los medios de comunicación se encargan de socializar y sensibilizar a las audiencias con el tema de la vejez. Existen campañas y programas gestados por el Ministerio de Salud Pública a propósito del primero de octubre, Día Mundial del Adulto Mayor, y el 15 de junio Día contra el maltrato al adulto mayor, con el objetivo de cambiar imaginarios y erradicar el abuso.

Los cubanos han enfrentado con optimismo el envejecimiento, pero no en todos los países los ancianos son prioridad. Este depende de la estructura familiar, condiciones económicas, creencias religiosas, estructura política, entorno sociocultural u otros patrones.

Cómo es posible convivir con actitudes destructivas hacia el adulto mayor, sólo por este haber perdido sus capacidades. Las personas deben tener una vida no solo más duradera, sino también más saludable; lo cual debería ser el objetivo de todos.

El envejecimiento poblacional constituye un logro para cualquier sociedad; más aún si la prolongación de la existencia siempre ha sido el mayor deseo del hombre, desde sus orígenes.

Debemos hacerle entender a esos sujetos, cuya visión hacia los ancianos es errónea y discriminatoria, que llegar a la Tercera Edad es un reto, no una señal de debilidad o motivo de maltrato, porque quienes hoy maltratan mañana quisieran no ser maltratados.

(*) Estudiante de Periodismo

Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *