El libro de fiesta en la Isla

Noche-libros-02ALa noche de los libros en la Isla de la Juventud fue todo un suceso cultural, protagonizado por un buen amigo en blanco y negro y la labor mancomunada de todas las instituciones culturales.

 

Noche-libros-01-A

Fotos: Arturo Enamorado López

La noche de los libros en la Isla de la Juventud fue todo un suceso cultural, protagonizado por un buen amigo en blanco y negro y la labor mancomunada de todas las instituciones culturales.

En los varios puntos de venta colocados en el parque de Los Hexágonos, principal escenario de la gran fiesta, se pusieron a disposición de los pineros más de 49 000 ejemplares de unos 2 000 títulos.

Un Festival de tiza en el asfalto, iniciativa de la brigada de instructores de arte José Martí, dio paso a las variadas propuestas diseñadas por el Sistema de Casas de Cultura y presentadas por su talento La Colmenita pinera y las niños y niños de la Casa de Atanagildo y Nueva Gerona.

Algunos de los títulos a la venta fueron Che Guevara presente, antología mínima, Virgilio Piñera de vuelta y vuelta de edición del centenario, La pupila insomne de Rubén Martínez Villena y El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes.

Los pequeños tuvieron para escoger y entre los más demandados fueron Alfabeto de mamá y papá de Marilys Suárez, Maravillas de la zoología, los gustados troquelados El guardián de los trinos de Alberto Menéndez, ¿Por qué? de María del Rosario Basso y La isla de las viejas de Teresa Cárdenas, Canción antigua a Che Guevara de Mirtha Aguirre y Aguas que el tiempo teje de Nersys Felipe.

Una vieja redonda de Ivette Vian fue uno de los tres textos presentados para los infantes por la escritora Tamara Batista.

La Asociación Hermanos Saíz se insertó con intervenciones plásticas, lectura de poesía y la venta de las últimas producciones de su editora Áncora, Deportado al imperio de Maykel García, Las claras anunciaciones de Armando Landa y Yotuel de Javier Negrín; además de la revista de hip hop Movimiento.

Otros ejemplares a la venta de la editora El Abra pinera fueron Isla de Pinos en el hilo invisible que nos une a José R. Vázquez e Isla de Pinos en el tiempo, de Juan Colina.

El Centro Municipal del Cine por su parte vendió revistas de cine y proyectó el corto La isla de la juventud eterna, con muy buena aceptación por parte de los presentes.

Un gran espectáculo y otras presentaciones le dieron un matiz diferente a la noche de los libros.

Noche-libros-01A

Noche-libros-02A

Noche-libros-03A

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}