El laboratorio avanza en manos trabajadoras

Casi 60 días atrás inició en la Isla la construcción del tan necesario Laboratorio de Biología Molecular. Hoy, cuando ya se ultiman detalles de la obra civil, resulta imperativo hacer mención –enmarcados en la jornada de celebración por el Día Internacional de los Trabajadores– de los colectivos laborales que han hecho de esta tarea su prioridad.

Rafael Juliá, jefe de Servicios Generales del Chem. Foto: Yenisé Pérez Ramírez

“La edificación en tiempo récord y con una calidad impecable del tanque séptico y la fosa neutralizadora –elementos indispensables para el tratamiento de los desechos–; esos fueron los primeros pasos dados en el proyecto y de ello se encargaron los obreros de la Empresa Constructora Integral, quienes asumieron turnos de hasta casi 12 horas para garantizar estos medios con la premura que la situación amerita”, comentó Rafael Juliá, jefe de Servicios Generales del Centro Municipal de Higiene, Epidemiología y Microbiología (Chem), responsable de supervisar la obra.

“Desde la brigada de trabajadores por cuenta propia que  adecuaron el laboratorio en sí hasta las entidades estatales han puesto su máximo empeño porque el resultado final responda a la necesidad de los pineros respetando las medidas de bioseguridad que una instalación como esta requiere.

“Hablamos de varios organismos, pues aquí intervinieron Recursos Hidráulicos, Cedai, Etecsa, Encomed, las empresas suministradoras de insumos, Copextel y muchas más. La empresa del Mármol, por ejemplo. fue responsable de la confección de todas las mesetas y parte de los enchapes e Industrias locales garantizó la pintura para el exterior y buena parte de la carpintería de aluminio empleada.

“No ha sido un trabajo fácil porque esta obra arrancó prácticamente de cero, demoliendo locales que ya existían con otro objeto social y hubo que adaptarlos a las características necesarias para un laboratorio de este tipo, creamos los transfer, tuvimos que pulir pisos, establecer las condiciones idóneas para el descanso de los especialistas que aquí laborarán. Ha sido sobre todo una obra de detalles;cualquier espacio que no siga las pautas dispuestas puede acarrear consecuencias nefastas”, señaló Juliá.

Pero no solo las entidades con impacto directo en este laboratorio han sido partícipes de su concreción. Ante la convocatoria sindicalista organismos como Educación, el Inder, Radio Cuba y las organizaciones políticas y de masa se han sumado con trabajos voluntarios, claro reflejo de que la fuerza laboral del territorio está volcada por entero a agilizar la puesta en marcha de un centro vital en tiempos de pandemia y que, en un futuro, también permitirá el procesamiento de muestras de otras patologías y estudios genéticos que hoy solo se realizan en la capital.

Cuando la covid-19 no sea más que un doloroso recuerdo el Laboratorio de Biología Molecular pinero se erigirá como símbolo de la unidad de un pueblo y sus trabajadores.

Trabajadores ultiman detalles para la puesta en marcha del Laboratorio de Biología Molecular. Foto: Yenisé Pérez Ramírez
Trabajadores ultiman detalles para la puesta en marcha del Laboratorio de Biología Molecular. Foto: Yenisé Pérez Ramírez
COVID-19 Isla de la Juventud Entrevistas Isla de la Juventud Salud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *