El Iris se recupera

Después de los últimos ajustes se procederá a las pruebas. Foto: Yesmani Vega Ávalos

La transportación marítima de pasajeros sufrió un nuevo percance desde el día 25 de abril del año en curso cuando el catamarán Iris tuvo que detener sus operaciones debido a dificultades en su funcionamiento.

En esta oportunidad constituyó las elevadas temperaturas que experimentaban sus máquinas el principal inconveniente detectado, según confirmó Alexander Pantoja Ribas, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Transportación Marítima de Pasajeros Viamar.

Para solucionar dicho contratiempo fue necesario acometer el mantenimiento W-5a cargo de una brigada de cinco compañeros de MTU – Mercedes Benz que llegaron desde la capital de conjunto con los integrantes de la tripulación.

Los trabajos contaron de varias etapas–según refirió el directivo–, desde que los mecánicos arribaron al Municipio se trabajó en la sustitución de los refrescadores de aire de la embarcación, se calibró el sistema de válvulas de las dos máquinas principales, así como procedieron al cambio de las toberas de los 24 inyectores con que cuentan estos equipos.

De igual manera las bombas de refrescamiento de agua salada se limpiaron en su interior con el líquido que se utiliza para tal propósito, para luego proporcionarles el agua refrigerante con la cual deben trabajar.

“Ello permitirá que la máquina labore fresca –explicó Pantoja Ribas–, por lo cual creemos que con esto se resuelva la situación de las altas temperaturas en el agua dulce que nos preocupaba y que además pudo averiar la máquina”.

“Asimismo se le realizó cambio de aceite, limpieza del casco de la embarcación, entre otros ajustes, y como trabajo más pesado la instalación de los intercambiadores de calor”.

Una vez concluidos los arreglos procederán a las pruebas para determinar si ya se encuentra en óptimas condiciones o requiere otras acciones. De estar listo, aseguró el director de Viamar, se incorporará de inmediato al servicio de transportación, tarea que asumió en solitario el buque Río Las Casas debido a que también el catamarán Bellamar presenta roturas.

“En el caso de este último navío aún persiste la avería por la cual se detuvo, en estos momentos se está en el proceso de compra de las piezas que deben ser recambiadas y hasta tanto no lleguen al país no sabremos cuándo volverá a viajar”, sostuvo.

Aprovechando la ocasión Pantoja Ribas también actualizó al Victoria sobre la reparación a la cual es sometido el Río Júcaro en Santiago de Cuba.

“Hasta la fecha se cumple con el cronograma pactado. Se ha estado trabajando en la obra viva de la embarcación haciéndosele algunos cambios de plancha en la parte de los escapes de las máquinas.

“Hoy el barco permanece varado y luego de bajarlo al agua se comenzará con el montaje de las máquinas para después proseguir con las pruebas. Si los cronogramas continúan cumpliéndose como está previsto esperamos que en la primera quincena de junio ya esté listo para regresar a la Isla”.

Mientras tanto, es otro el obstáculo que se ha interpuesto a los viajes entre los puertos de Nueva Gerona y Batabanó, las desfavorables condiciones climatológicas como consecuencia de la tormenta subtropical Alberto que ha obligado a interrumpir la transportación marítima.

Esperemos entonces que la madre naturaleza nos dé una mano con la mejoría del clima y que junto a esta ayuda, se incorpore el Iris restablecido para beneficio de todos.

Jorge Félix González, de MTU, da mantenimiento a los inyectores. Foto: Yesmani Vega Ávalos
Otra de las acciones ejecutadas fue el cambio de aceite. Foto: Yesmani Vega Ávalos
El trabajo más engorroso se llevó a cabo en el interior del navío. Foto: Yesmani Vega Ávalos
Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *