El huerto del cocinero

Pavel asegura los tutores del tomate mientras Escandell se ocupa de mantener hidratado el suelo. Foto: Yunaisy Castellanos Izquierdo

Una tarde agarró los instrumentos necesarios y arremetió contra la mala hierba dueña –hasta ese instante– del espacio en la céntrica esquina de calle 43 y 28, en Nueva Gerona.

Aquello, iniciado por embullo y para quitarse de encima la cotidiana chapeadera, pronto se convirtió en la miniparcela del barrio. El jardín del edificio tendría otra función.

Desde entonces Willian Lara Agramonte –más conocido como Pavel–, cocinero en la Empresa Municipal de Farmacia y Óptica, cada tarde al llegar a casa se dedica al huerto que, según comenta, “comenzó como un bonchecito”.

De vez en vez “ayudaba a los Cuba –unos amigos– en su finca. De ellos obtuve las primeras semillas y asumí la tarea aquí porque no temo a los retos”.

Sin embargo Pavel no está solo, durante la entrevista alguien se encargaba de regar los cultivos; Carlos Manuel Escandell Hernández, trabajador de la Empresa Agropecuaria del Minint, decidió apoyar a su vecino y juntos han demostrado ser un excelente binomio.

“Aunque el área es pequeña hemos sembrado casi de todo: ajo porro, cebolla, ají cachucha, tomate, lechuga, maíz enano, rábano, zanahoria, quimbombó, boniato, yuca, calabaza, frijol y plantas medicinales. El objetivo es beneficiarnos todos aunque sea con un poquito, además de responder a la convocatoria de la dirección de los CDR”, resalta Escandell.

A pesar de oportunistas que no respetan el sacrificio ajeno, pues han robado parte del fruto del sudor de estos emprendedores, y en medio de los estragos provocados en el mundo por la pandemia, sobresalen las iniciativas que potencian el bienestar colectivo.

La tierra virgen ayuda, pero el principal abono es la dedicación. Ambos confiaron en hacer más con menos y hoy se llenan de dicha al degustar cuanto sale del huerto del cocinero.

 

Nuevas plantas se suman al huerto. Foto: Yunaisy Castellanos Izquierdo
Muestra de una de las mazorcas de maíz enano. Foto: Yunaisy Castellanos Izquierdo
A partir de la donación de una postura de tabaco por parte de una vecina se proyectan incursionar en este cultivo. Foto: Yunaisy Castellanos Izquierdo
A partir de la donación de una postura de tabaco por parte de una vecina se proyectan incursionar en este cultivo. Foto: Yunaisy Castellanos Izquierdo
Foto: Yunaisy Castellanos Izquierdo
Los emprendedores exhortan a sumarse al aporte desde el barrio.
Foto: Yunaisy Castellanos Izquierdo
Cultiva tu pedacito Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *