El hombre que hizo al sucu suco recorrer el mundo

eliseo-grenet1-150x125Sin lugar a dudas el maestro y compositor hizo que renaciera aquel ritmo, que se encontraba prácticamente olvidado o en la sombra entre los pineros, después de realizar una amplia investigación junto al doctor Filiberto Ramírez Corría y recopilar testimonios, numerosas estampillas rítmicas, docenas de décimas, tonadillas y otras variaciones, durante los años 1948-1950, abundantes en temas pineros los cuales preparó para incorporarlos al folclor de la nación.

Eliseo Grenet Sánchez
                     Eliseo Grenet

Sin lugar a dudas el maestro y compositor hizo que renaciera aquel ritmo, que se encontraba prácticamente olvidado o en la sombra entre los pineros, después de realizar una amplia investigación junto al doctor Filiberto Ramírez Corría y recopilar testimonios, numerosas estampillas rítmicas, docenas de décimas, tonadillas y otras variaciones, durante los años 1948-1950, abundantes en temas pineros los cuales preparó para incorporarlos al folclor de la nación.

Grenet dijo: “…el sucu-sucu es el ritmo de origen mediterráneo y la mayor parte de las composiciones que se bailan y cantan bajo ese nombre son compases de dos por cuatro, muy medidos, casi monótonos, sin las intercalaciones dramáticas del afro que son la regla en ambos extremos, oriental y occidental de Cuba, donde vivieron, numerosos, los negros lucumíes.” (1)

Se oyen aún algunos de los sucu-suco que compuso, como el nombrado Felipe Blanco, que dice:

Ya los majases no tienen cueva,
Felipe Blanco se las tapó,
Se las tapó, se las tapó,
Se las tapó que lo vide yo.
Ya los majases no tienen cueva,
Felipe Blanco los enterró
Los enterró, los enterró,
Los enterró que lo vide yo. (2)

Otro de su autoría que tuvo gran popularidad fue Toribio Pantoja, compuesto a partir de un cuento del Juez de Paz de Isla de Pinos sobre aquel pinero.

En el referido libro Ramírez Corría expresa claramente que a la muerte de Eliseo Grenet, en 1950, retornó a su categoría primitiva.

Hurgando en los escritos que dejó el Dr. Waldo Medina Méndez, quien había sido Juez Municipal de Isla de Pinos, encontré un artículo suyo publicado en el periódico El Mundo el 17 de noviembre de 1950, donde da a conocer la muerte del notable compositor cubano. En él expresa:

“…Los buenos cubanos, generosos y amablemente útiles no pueden morirse así. Menos aun los que como Eliseo Grenet eran en sí la exaltación gozosa de la vida y por sus obras de auténtica y autóctona cubanía melodiosa, ritmo vital y alegre para perfumar la vida y engrandecer el espíritu nacional sobre la tierra.” (3)

México, Buenos Aires, Bogotá, Lima, Perú, Nueva York y San Francisco de California conocieron la obra del maestro y de esa forma supieron más de Cuba. Frente al sarcófago del amigo muerto y como despedida le dice Waldo:

“¡Pobre amigo de alma cubana como pocas en lenguas y años de la patria! ¡Ya sólo nos queda –para la posteridad– el tesoro inapreciable de tus canciones exquisitamente criollas, de tus tangos congos, de tus danzones y sones, típicos ritmos del alma de tu pueblo y ese querendón sucu-suco del alma rumorosa e isleña de los pineros que es también un pedazo entrañable de nuestro pueblo!” (4)

 

 

(1).- Ramírez Corría, Filiberto. “Excerta de una Isla Mágica”. Editorial Olimpo. México 1959. Página 360.
(2).- Ídem. Página 361.
(3).- Medina Méndez, Waldo. “Ha muerto Eliseo Grenet”. Periódico El Mundo. 7 de noviembre de 19503.
(4).-Ídem 3.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}

 

 

Eliseo Grenet Sánchez