El gris Siboney enorgullece

Jesús Pérez Bermúdez. Director Unidad Empresarial de Base (UEB) Mármoles Isla.
Foto: Marianela Bretau Cabrera

Símbolo de la identidad pinera, el mármol gris Siboney está presente en relevantes lugares de Cuba como el Memorial José Martí en la Plaza de la Revolución, hoy contribuye de manera notable al Programa de la Vivienda, obras de la Salud y del Turismo, entre otras, en el país.

La roca de tonalidades grises claras y oscuras, única de su tipo en la nación, se posiciona en el mercado cubano con piezas utilitarias y constructivas, con la calidad certificada según las normas ISO 2015, para la cual la Unidad Empresarial de Base (UEB) Mármoles Isla labora en la extracción y elaboración de la piedra a escala superior.

“Estamos trabajando fuerte y durante los últimos diez años nuestra UEB ha crecido en las producciones con la calidad requerida y sin reclamaciones por parte de los clientes”, comenta orgulloso el director Jesús Pérez Bermúdez, mientras sus manos figuran escalones en el aire.

Mármoles Isla es una gran instalación ubicada a tres kilómetros de Nueva Gerona, donde las maquinarias son enormes, ruidosas y los bloques del gris Siboney se imponen a la vista en las afueras de las áreas de procesamiento, junto a la grúa que traslada fábrica adentro esas toneladas, además de las estibas listas para transportar.

Pérez Bermúdez, al frente de esta UEB perteneciente a la Empresa de Mármoles Cubanos, precisa que el propósito fundamental de las producciones es la exportación y sustitución de importaciones.

“En el caso de la primera, en este año no hemos realizado todavía, tenemos algunas propuestas como la de Islas Cayman, un pedido de losas de 30×30 por siete centímetros de espesor que podemos realizar sin dificultad. Actualmente enviamos bloques de porte grande hacia la unidad de Bayamo, vía Cienfuegos, y luego por tren, para que con la tecnología de allá produzcan planchas con fines exportables.

“Laboramos principalmente en sustituir importaciones, en obras de Salud, para hospitales del país y el de la Isla, el Turismo, el programa de la Vivienda, Minint, Far, así como otros objetivos”, subrayó.

El colectivo de la industria: 86 trabajadores, de ellos nueve mujeres y 27 jóvenes, sobrecumplió de nuevo, antes de lo previsto, los planes de producción y ventas (por concepto de ingresos) del año.

“La meta era elaborar 44 300 metros cuadrados (m²) y hoy (cuatro de diciembre) contamos con 59 198 m² para un 146 por ciento (%) de sobrecumplimiento; la extracción de mármol en la Cantera Cristino Naranjo está al 103%; y en las ventas, de cinco millones 100 000 pesos ya ingresamos cinco millones 967 000, y debemos sobrepasar los seis millones este mes.

“Esto supondría récord histórico de ingreso para la UEB; también laboramos para lograr la misma producción del pasado año, 64 000 m², e igualaríamos ese segundo récord”, señala convencido y feliz.

¿A qué se deben estos logros?

“Al colectivo –responde–, la estabilidad de los trabajadores, tenemos veteranos, fundadores, que con sapiencia preparan a los retoños, a esos 27 jóvenes y seguimos insertando más; el salario –el medio es de 2 170 pesos– también incide en esa permanencia.

“La actividad de los aniristas es fundamental, columna vertebral de esos resultados; ellos con sus soluciones mantienen vivo este centro
–condecorado con la distinción 8 de Octubre por dos años consecutivos–, logrando el funcionamiento vital y estable de los equipos, con más de 30 años, los cuales recibieron reparaciones de manera constante.

“Por ejemplo, en la línea de piezas especiales, donde se hacen los bancos, las mesas, mesetas de cocina, encimeras… está el telar, de fabricación soviética, con más de 32 años, al igual que algunas de sus pulidoras. Similar pasa con los cortabloques y la pulidora de losas. Son equipos veteranos, pero ahí están”, comenta el directivo.

¿Cómo trabajaron en la etapa de confinamiento por la covid-19?

“Laboramos durante ese tiempo como si no existiera la pandemia, eso sí, cumpliendo con las medidas de seguridad indicadas por el Ministerio de Salud y el Gobierno; así pudimos transitar el período sin dificultad, sin parar y sobrecumpliendo los planes cada mes.

“La ventaja de ser los dueños de la materia prima nos posibilitó funcionar sin percances y eso es importante, por ello estamos intentando insertarnos en el mercado, pero necesitamos inversiones”.

¿Qué inversiones tienen previstas?

“Nosotros precisamos de equipos, en esencia de un telar, una pulidora de plancha y una fresa puente, para abrirnos paso en las exportaciones, porque los bloques de mármol que producimos son muy pequeños teniendo en cuenta las características de la maquinaria.

“En la cantera se incrementó el equipamiento con un Volvo, máquinas de corte, cortadoras de brazos, perforadoras, las cuales permitirán a partir del próximo año elevar los niveles productivos actuales hasta duplicarlos; hoy estamos en torno a los 250 metros cúbicos y queremos llegar a 500 para estar en mejores condiciones de exportar.

“Por ello requerimos de las inversiones, las cuales demorarán debido a la situación del país, por tanto, en las condiciones existentes y con nuestro sistema de gestión integrado queremos enfrentar pedidos como el de Islas Cayman e insertarnos en las tiendas en MLC con losas brilladas, encimeras, mesetas, entre otros elementos, para ingresar USD e invertir en tecnologías con vistas a las exportaciones”.

Las producciones de la roca gris Siboney no cesan. Losas para pisos y enchapes, rodapiés, adoquines, mesas, encimeras, mesetas, tabiques, “todo lo que sea, sin miedo”, se realizan a diario en esta industria que para orgullo pinero avanza y se posiciona entre los renglones económicos más importantes del país, asegura Jesús Bermúdez .

“Llevamos unos cuantos años siendo la mejor UEB de la Empresa y sigo retándolos a quitarnos el primer lugar –sonríe el dirigente– y les va a ser imposible porque este año ya lo tenemos otra vez”. Es que aquí en la Isla comenzó por vez primera la explotación del mármol en Cuba.

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *