El feliz retorno de Ronny

Foto: Diego Rodríguez Molina

Revelador testimonio de un joven militante de la Unión de Jóvenes Comunistas de estos tiempos

Me siento muy feliz de haber retornado, ha sido mi mejor decisión, asegura convencido Ronny Mejías Hernández, de 26 años, cuando lo visité en su casa en el reparto Abel Santamaría, en Nueva Gerona, donde reside junto a su padre y su novia.

Estuve viviendo cinco años fuera de Cuba, en Málaga, España, comunidad autónoma de Andalucía, –aclara al inicio del amplio relato– pero regresé cuando me hice mayor de edad. Desde el primer momento estuve con aquello latente de querer regresar a mi Isla de la Juventud…, que es mi sitio, en mi tierra, mi país, donde me gusta estar realmente.

¿Cómo fue la acogida?

Buenísima, los vecinos me trataron como si nunca me hubiese ido, muy contentos de verme, me abrazaban, preguntaban y expresaban su alegría de tenerme de nuevo y que no se imaginaban que estuviera otra vez con los muchachos del barrio…

En verdad la acogida fue genial. Muchos me preguntaban que por qué había regresado… Les dije que anhelaba estar entre los míos, sobre todo mi padre, amistades y compañeros de escuela; ese calor de los cubanos se extraña en cualquier parte del mundo.

REFLEXIONES Y CONTRASTES…

¿Qué reflexiones puedes hacer hoy?

Allí tuve muchas experiencias, unas buenas, otras no tan buenas, pero en general fue fuerte la vivencia; no me sentía bien ni lleno del todo, añoraba regresar y hacer mi carrera de Medicina.

A pesar de que allí estudié tres años Osteopatía, equivalente a la Medicina natural y tradicional china, de lo cual me gradué e incluso trabajé, pero aun así no era lo que quería, seguía deseando regresar y por ellos estoy aquí de vuelta.

Allá me chocó muchísimo los fines mercantilistas la medicina. Crecí acostumbrado a que ese servicio aquí es totalmente gratuito, solo debemos comprar el medicamento en farmacia; no nos cobran por una consulta, ni radiografía o diagnóstico. Allá sí, desgraciadamente, y aunque hay medicina pública, se cobra caro igual, una radiografía 50 euros y por atenderte en urgencia: unos 50 o 75.

Y cuando te pones a comparar, uno dice, pero no es posible, es ilógico cobrar por algo tan necesario como atender la salud de una persona y si no tienes el dinero, nada.

Mientras estudiaba allá un grupo de alumnos creamos Solidarios del mundo, una organización no gubernamental para recaudar fondos con el fin de asistir a niños con problemas neurológicos que se aventuraban a servicios privados e intervenciones quirúrgicas en otros países.

Foto: Ronny Mejías Hernández

MUCHAS LAS MOTIVACIONES

¿Qué estudias ahora?

Actualmente curso el segundo año de la carrera de Medicina en Nueva Gerona, pero antes estuve un año cursando Derecho, por no haber obtenido los resultados necesarios para ingresar la facultad Ciencias Médicas. No obstante, el Derecho me llegó a fascinar y tengo planes de retomarlo luego, aunque sea por encuentro.

¿Y cómo van los estudios?

Hasta el momento, bien y doy gracias a mi padre, que me apoya muchísimo, a mis profesores, a mi pareja que me incita a estudiar y más porque también es compañera en la docencia. Igualmente el agradecimiento a mi tutor, porque soy alumno ayudante de la especialidad de Cirugía, y me compulsa a seguir, así como lo hacen mis compañeros… Son muchas las motivaciones para continuar.

UN MOMENTO ESPECIAL

¿Qué tiempo llevas en las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y que significa…?

Llevo ya tres años como militante de la UJC, una condición que representa mucho, y me empeño en ser digno de esa vanguardia, porque cuando se es militante el joven lleva consigo principios, el compromiso con uno mismo, y deberes con la patria, con todos y eso te llena de una valía importante que llevamos con orgullo.

Cuando me otorgaron el carné fue para mí un momento especial, porque hacía un año y medio que residía en Cuba y cursaba la carrera de Derecho, y fue más emotivo además porque era un 28 de octubre, en la ceremonia de recordación a Camilo en la Plaza memorial Pinero, y quien me lo entregó fue el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, combatiente del Moncada y de la Sierra, algo inolvidable, un gran honor y lo recuerdo como su fuera ayer…

Otra ocasión importante en mi vida fue cuando mis compañeros de estudio me eligieron para dirigirlos en el Secretariado de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) en Ciencias Médicas, pero más me sorprendió la cantidad tan grande de votos recibidos.

¿Qué te vino a la mente…?

Eso me hizo recordar cuando estando en la secundaria básica Fructuoso Rodríguez, en mi etapa final como pionero, me escogieran como presidente del Movimiento Juvenil Martiano.

Estas y otras experiencias entrañan la obligación de no defraudar a quienes depositan confianza en uno.

¿Cómo fue la experiencia en la Consulta y Referendo constitucionales?

Constituyó una buena experiencia e igualmente admirable la acogida que tuvo entre los jóvenes tanto el proyecto primero de la nueva Constitución como el texto final, y los debates que motivó. Aquí se vio una vez más la preparación y el deseo de los estudiantes de apoyar los cambios propuestos, profundizar, de ir hacia adelante, de ratificar una vez más que la Revolución no para, continúa, nosotros seguimos defendiendo la victoria conquistada en 1959, y reafirmamos las ideas de nuestro líder histórico, Fidel.

Los estudiantes se manifestaron desde todos los ámbitos, siempre con opiniones positivas, de confianza en la nueva Carta Magna y en el futuro.

Foto: Tomada de Facebook

UN BARRIO CON “RUIDO”

¿Otros momentos significativos…?

Fue cuando en mi barrio me propusieron para integrar el Destacamento Juvenil 9no Congreso de los CDR, pero también antes en que formé parte con mucho orgullo de los universitarios seleccionados que rendimos homenaje a Fidel, recorrimos sitios históricos vinculados a él en el país y ratificamos el compromiso con nuestro eterno Comandante en Jefe.

¿Qué me puedes decir de tu barriada?

¿Mi barrio?, es genial, a mí me encanta, porque hay mucho “ruido”, no solamente por lo céntrico que es, sino porque los vecinos siempre están activos, te preguntan, se preocupan, están al tanto de todo, de cómo me va en los estudios, qué estás haciendo, si voy para la guardia, que cómo está el vecino ingresado…

Desde niño aquí tengo muy buenas experiencias y no olvido cuando para esperar el 28 de septiembre y otras fechas poníamos cadenetas, los jóvenes subiéndonos por los balcones para engalanar las fachadas…, y así hacíamos diversas actividades y mi CDR quería alcanzar el primer lugar en una emulación en que todos ganábamos.

CON LA VERDAD EN REDES SOCIALES

¿Y cómo valoras la labor comunitaria de la FEU?

Nuestra organización estudiantil tiene una gran labor comunitaria, como estudiantes de Ciencias Médicas esas vivencias en las intervenciones que realizamos en escuelas y poblados distantes como Julio A Mella, nos entrenan para interactuar con la gente, trasmitirle medidas higiénicas y buenos hábitos que los aleje de las adicciones, a la vez que nos prepara como profesionales con sensibilidad humana.

¿Cuál es el sentir de los estudiantes ante las amenazas y calumnias del presidente estadounidense y otros halcones contra Cuba?

El estudiantado ha respondido con mucho coraje, porque nosotros nos sentimos comprometidos y en deuda con nuestro país, donde cursamos la carrera libre de costos, y hasta recibimos un estipendio, entre otros beneficios, por eso nos hemos manifestado en cuanto espacio tenemos, sobre todo en redes sociales en Internet, repudiando las acciones de la mafia cubanoamericana y de sus mercenarios, pero también ratificando el apoyo a los principales dirigentes de la Revolución.

Mediante Twitter, Facebook y videos en Youtube mostramos la verdad de Cuba, también hacemos actos, dejando bien claro el repudio del estudiantado frente a las mentiras y calumnias con que Estados Unidos intenta confundir y destruir a la Revolución.

UNA FARSA MUY GRANDE

¿Cómo futuro profesional de la Salud, qué piensas de las campañas difamatorias de EEUU contra nuestros médicos en Venezuela?

Ese gobierno imperial tiene montado todo un circo, un teatro, una farsa muy grande contra Cuba en el mundo, para manchar la imagen de una nación soberana que no le teme a nada y es solidaria, como han demostrado los médicos cubanos en todo momento, de  que son capaces, integrales, que van a donde hagan falta, que no se detienen ante los obstáculos ni dejan de cumplir la misión encomendada, su deber… Ninguna de esas mentiras podrán opacar la imagen de la salud cubana, que seguirá siendo la mejor del mundo.

Opción Futuro
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

2 Replies to “El feliz retorno de Ronny

  1. Valiosa historia la de este joven que a pesar de sus pocos años ya tiene mucho que contar en un quehacer sencillo pero digno de admirar. Da confianza la forma en que este muchacho defiende a su país. En él se cosecha el amor y desvelo sembrados por la Revolución desde niño y los valores inculcados. felicidades al periodista por develarnos esta historia y al periódico por supuesto

  2. Hermosa historia la de este joven identificado con su pueblo y su tiempo, digna de admirar por ese sentir tan espeial que carecteriza a los cubanos. Un buen testimonio que leí con mucho interés… Gracias al periódico por compartirla con los lectores. Felicidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *