Él es Cuba

Foto: Internet

El destino quiso que el hombre, más grande de mi tierra, partiera rumbo al Olimpo un 25 de noviembre, hace dos años, allí donde lo esperaban sus compañeros de lucha, que junto a él, tantas hazañas y gestas protagonizaron. Pero dice el poeta que los que mueren por la vida, no deben llamarse muertos, y a partir de este momento está prohibido llorar.

Voy a nombrar a Fidel como lo hizo un día la poeta Carilda Oliver, en un tiempo epópeyico, porque él es y será el fenómeno de la figura que fungió como un imán sobre las nuevas generaciones de todo el orbe. Hombre y amigo, que trascendió más allá de la  política para convertirse en parte esencial de la mayoría de las familias cubanas. Del abogado brillante que defendió a los pobres de la tierra y quiso su suerte echar. Del orador que en sus palabras infundía energía y trazaba al camino a seguir.

Ese Fidel insurrecto, organizador y guía del asalto al Cuartel Moncada, del joven que llega al juicio, en medio de una carga dramática de odio y rencillas por parte de los soldados, y lo hace además muy sereno, fuerte y con un optimismo de triunfo, nos enseñó a convertir los reveces en victoria como tantas veces en difíciles coyunturas económicas y adversidades naturales.

Voy a nombrar a Fidel, al hombre indiscutible que sacó a los cubanos del pesimismo, ante el derrumbe de la otrora Unión Soviética, cuando muchos apátridas creían que era el fin del socialismo en mi país.

Voy a nombrar a Fidel, ese que en su valor resume toda la grandeza del mundo, al estadista que hace aflorar en mi mente recuerdos, imágenes, fotos, cierro mis ojos, aprieto las manos para no dejar escapar tanto de él y prefiero conservar la inolvidable frase tan repetida por mí: ¡Hay Comandante!. Yo sé de su andar calmado y pausado por la plaza de la Revolución, sé de su sonrisa, de su mirada, esa misma cargada de esperanza y fe en el futuro.

Voy a nombrar a Fidel, como versara Carilda, ese sol directo sobre café y palmeras, al vigilante del Turquino, al mismo que dejó una estrella guardada, Voy a nombrar a Fidel…, que es Cuba.

Fidel
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *