El cebollino, condimentoso y aromático

El cebollino es una planta perenne que se usa en la cocina como hierba aromática, cruda o poco cocinada. Crece hasta los 30 centímetros y se aprovecha la planta entera.

Tiene un pequeño bulbo oval, con sabor parecido a la cebolla; de donde surgen los tallos, la parte utilizada del cebollino. Sus pequeñas flores también son comestibles.

Este vegetal, de un hermoso verde, se incluye en una gran variedad de platos, tanto para proporcionarles su delicado sabor como para decorar.

¿Propiedades nutricionales? Contiene compuestos de azufre que le dan el aroma característico, similar a otros de su familia (cebolla y ajo). Es muy rico en vitamina C y también en carotenos, vitaminas A y B, calcio, hierro, potasio y fósforo. Bajo en calorías, contiene un 92 por ciento de agua, tres de carbohidratos y otro tres de proteínas y fibras. Estimula el apetito, favorece la digestión y tiene propiedades antisépticas.

Se consumen sus hojas como condimento en tortillas, ensaladas, pescados, salsas o estofados.

¿Cómo cultivarlo?  Es muy fácil de reproducir por división de matas
–variante que prefiero al cultivo por semillas– las cuales pueden adquirirse ya completamente desarrolladas en cualquier placita u organopónico.

Recomiendo usar las hojas (y congelar las sobrantes), cortar las raíces, separar los bulbillos y –si habrá de cultivarlas en un balcón o terraza– resembrar en pequeñas macetas o recipientes abiertos como ilustra la foto. El cebollino requiere riego constante, suelos ligeramente arcillosos y luz directa aunque tolera algo de sombra. Admite un corte mensual de sus hojas, durante tres o cuatro ocasiones; luego debe repetirse el ciclo de resiembra antes explicado.

Si me sigue la sugerencia, no va a faltarle este condimento fresco, abundante y disponible a lo largo de todo el año.

Isla de la Juventud

One Reply to “El cebollino, condimentoso y aromático

  1. Wiltse viene realizando un buen trabajo en esta sección, me recuerda cuando iniciamos la Agricultura Urbana en el Período Especial de tiempo de Paz, teníamos más de 22 subprogramas, rescató los hábitos de consumo de de vegetales y hortalizas, y el mayor impacto fue que nos covertimos en pequeños productores. Han pasado 30 años, hay nuevas generaciones que enseñarles y Wiltse en el Victoria aporta su pedacito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *