El arte de dirigir voces

Directora-del-Coro-Mcpal-2Sus manos agraciadas obran por arte de magia. La delicadeza y precisión de sus ademanes provocan la admiración de quien la observa, pues ella dibuja melodías en el aire mientras se escuchan las voces de sopranos, contraltos, tenores y bajos.

 

Jany Diéguez Brizuela es graduada de Dirección coral en la Escuela Nacional de Arte (ENA) y con solo 19 años ya dirige el Coro de la Isla de la Juventud

Directora-del-Coro-Mcpal-2

Fotos: Gerardo Mayet Cruz

Sus manos agraciadas obran por arte de magia. La delicadeza y precisión de sus ademanes provocan la admiración de quien la observa, pues ella dibuja melodías en el aire mientras se escuchan las voces de sopranos, contraltos, tenores y bajos.

Jany Diéguez Brizuela es graduada de Dirección coral en la Escuela Nacional de Arte (ENA), solo tiene 19 años y tutela el Coro Municipal, un proyecto fundado por la solista vocal Míriam Laffita el 26 de julio de 1998 con el nombre Shalom, que significa Paz en hebreo.

“Mi carrera artística comenzó desde pequeña, en cuarto grado realicé las pruebas de la Escuela Vocacional de Arte (EVA) Leonardo Luberta Noy e ingresé al siguiente año en la especialidad de Canto coral. Aquí estudié cinco años (de quinto a noveno grado) y luego de pasar difíciles pruebas entré a la ENA.

“Una vez graduada de nivel medio, que contempla los tres años correspondientes a la enseñanza, y uno más para la graduación, me ubicaron durante mi servicio social como directora del coro de la Isla y profesora de niños de quinto, séptimo y octavo grados en la EVA”.

Directora-del-Coro-Mcpal-1No es un secreto, Jany tiene potencialidades y logra lo que se propone. Dirigir un grupo de más de 20 personas adultas la llena de satisfacción.

“Ser la directora del coro es una experiencia muy buena porque no es común encontrar a alguien tan joven al frente de un grupo que identifica a un Municipio. He aprendido a lidiar con cada uno de los integrantes de diferentes edades, sobrellevar el carácter de cada uno y enseñarlos a cantar distintas obras y géneros. Son muy respetuosos, nos llevamos bien y a la hora de trabajar, la seriedad y la disciplina se imponen”.

Sus alumnos “grandes” tienen la mejor opinión de ella, quienes la caracterizan como exigente, responsable, disciplinada y carismática; además de causar un estado de motivación y “buena vibra” entre los miembros del conjunto musical.

“El coro tiene posibilidades de llegar lejos y ensayamos todos los días de cinco de la tarde a siete de la noche para evaluarnos y alcanzar el nivel profesional, con el objetivo de hacer presentaciones nacionales e internacionales.

“Tenemos un repertorio amplio, con un programa variado de 12 obras contemporáneas; sin embargo, cuando cantamos en público incluyo canciones más movidas para cautivar a la audiencia, pues las composiciones del renacimiento y estilos anteriores no son conocidas por la mayoría, y disfrutan más de una interpretación cubana como Échale salsita.

Asumir responsabilidades desde temprana edad es tarea de almas con grandes sueños y ella está convencida del protagonismo de la juventud en el progreso de la Revolución desde las profesiones de cada uno.

Recién participó en el Festival Internacional de Coro en Santiago de Cuba, en representación de su conjunto: “Significó una gran experiencia, tuve la posibilidad de conocer grupos de otros países, con una calidad muy buena, y de compartir con directores como María Felicia Pérez, del coro Exaudi”.

Jany dirige nubes a lo alto, segura de su elegancia vocacional: “Quiero ser una buena directora, sacar adelante el coro y participar en eventos nacionales, que nos conozcan; y licenciarme, pues aspiro a hacer las pruebas de ingreso al Instituto Superior de Arte  el próximo año”.

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

{loadposition tabfinal}