A 64 AÑOS DE LA SALIDA DE FIDEL DE PRESIDIO

El abrazo con la vanguardia

Los pobladores, familiares y las Heroínas del Moncada Melba Hernández y Haydée Santamaría van a recibirlos, palpitan sus corazones mientras esperan en la entrada del recinto carcelario de Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud.

Es la una de la tarde de aquel domingo 15 de mayo de 1955, se divisa el primero de los dos grupos en que liberan a los jóvenes de la Generación del Centenario y en su inocencia un niño –el hijo de Jesús Montané Oropesa– vulnera el cordón de los guardias, estallan la emoción y el júbilo patriótico…, todos corren a fundirse en un abrazo con los revolucionarios.

Casi dos años sufren de confinamiento porque, bajo la guía política y militar de Fidel Castro, asaltaron los cuarteles Guillermón Moncada en Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo para golpear la base de sustentación del régimen del dictador Fulgencio Batista e iniciar la última etapa de lucha por la emancipación nacional.

La posición de rechazo de los combatientes a los intentos de socavar su integridad, el pujante reclamo popular y movimiento de protestas de las madres de los Moncadistas y de toda Cuba, junto al Comité de Familiares Pro Amnistía de ayuda a los Presos Políticos –siendo la casa de los padres de Jesús Montané el centro de las actividades– obligan al tirano a firmar la amnistía, pues también tenía intereses electorales.

Al bajar la escalinata del Presidio Modelo queda atrás un período fecundo y de grandes experiencias, donde la galera deviene  escuela al crearse la academia Abel Santamaría y la biblioteca Raúl Gómez García para la preparación intelectual e ideológica de esos dignos hombres, conquistados por el ideario martiano y por cuyo torrente sanguíneo corre un probado patriotismo. Fidel, en su afán de servir a Cuba, desde la celda redacta su alegato de autodefensa:  La historia me absolverá.

Ya no eran los mismos, surge una nueva vanguardia revolucionaria con sus propios programa y estrategia que avanza con la mirada esperanzadora que los conduce al desembarco del yate Granma, al Turquino y al triunfo del Primero de Enero de 1959.

Las mujeres y los hombres que viven en este pedazo de suelo cubano  están dispuestos a defenderlo con igual fervor que ellos lo hicieron y no habrá Título III de la espuria Ley imperial Helms-Burton que les quite el sueño.

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *