El 26 de todos los cubanos

quiala-opinionPor Alexis Quiala Ferrer

Gracias a la magia de la Radio y la Televisión pude estar en Guantánamo, junto al pueblo de esa provincia en el aniversario 59 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

 

quiala-opinionPor Alexis Quiala Ferrer

Gracias a la magia de la Radio y la Televisión pude estar en Guantánamo, junto al pueblo de esa provincia en el aniversario 59 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

Es la tercera vez que la provincia más oriental es sede de este acto, el año próximo será Santiago de Cuba la que celebrará el 60.

Una pequeña pionera habló de sus resultados y el futuro de la Patria, puso como ejemplo las escuelas, hospitales y fábricas que han nacido en estos 59 años, “por esas cosas lindas creo que podré cumplir mi sueño de ser cantante o médico”.

Dijo desde Guantánamo y denunció la guerra, la desigualdad y el hambre que existe en el mundo. Exigió la libertad de los Cinco Héroes y reiteró a los presentes que los pioneros cubanos serán como el Che.

Con atención y como uno de los hijos de la provincia escuché a Luis Torres Iribar, primer secretario del Partido en Guantánamo, hacer una apretada síntesis histórica y ratificar el compromiso que entraña el hecho de ser sede del acto central nacional por la gloriosa fecha, lo cual los obliga a cumplir con creces los planes y efectuar un trabajo mucho más serio y responsable para lograr un Guantánamo mejor.

Subrayó el crecimiento de la economía del territorio, lográndose un superávit de más de 11 millones de pesos; aún así no se alcanzan los compromisos en algunos renglones agrícolas.

Manifestó que ser sede de la efemérides sigue movilizando a las masas del territorio, lo que permitirá elevar los índices productivos, educacionales y sociales; avances necesarios para perfeccionar y mejorar el Socialismo.

Pero Guantánamo tiene compromisos en los que deberá concentrarse, entre los que se encuentran aumentar la producción de alimentos, disminuir el consumo de energía y lograr más productos para la exportación.

Aplaudí a rabiar cuando señaló que la Patria no se negocia y que Guantánamo no se rendirá; al tiempo reiteró la consigna de Socialismo o Muerte que enarbolamos todos los cubanos.

José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido, por su parte pronunció las palabras centrales, donde destacó el desempeño del territorio para alcanzar la justicia y la felicidad de todos los pobladores.

Explicó la nueva selección de la sede del acto por el 26 de Julio como una manera más justa y que será el Buró Político quien designará la provincia seleccionada para la celebración.

Destacó el compromiso de ejecutar el acueducto de la ciudad de Guantánamo y la manera en que se concluye la nueva vía que unirá a Santiago con esta capital provincial.

“El control y seguimiento de cada tarea será necesario. El desarrollo no es resolver un problema y crear otro. Hay que declarar la guerra sin cuartel al derroche y la negligencia”.

Estuve atento a todas sus palabras y sentí como tarea propia la de cumplir lo acordado en predicar con el ejemplo, explicar con argumentos convincentes la política de la Revolución y dedicar más energías a trabajar por el desarrollo; todo ello sin ceder un ápice ante las presiones del enemigo y mantener nuestro ejemplo.

Con vuelo de palomas, desfile de banderas, la Marcha del 26 y un pueblo unido y entusiasta culminó el acto por el Día de la Rebeldía Nacional en Guantánamo.

Este es el 26 de todos los cubanos, el que nos permite seguir haciendo historia, enfrentarnos a la mayor potencia mundial sin claudicar, ni perder nuestro honor. Es el mismo que debemos enarbolar en cada momento para seguir labrando el futuro luminoso que nos merecemos.

 

 


Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}