Donde señorean diputadas… y jóvenes

Una niña que nació entre cañas confiesa hoy como presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Isla de la Juventud acerca de la base de la confianza de sus electores

Cuando en la constitución de la Asamblea Nacional del Poder Popular Alina Balseiro Gutiérrez, presidenta de la Comisión Electoral Nacional, significaba acerca de su composición, que las mujeres representan el 53,22 por ciento, de ellas, 179 son delegadas de circunscripción y 24 tienen hasta 35 años, aunque el promedio de edad de la Asamblea es de 49 años, pensaba en el  aporte dado en ese logro por la Isla de la Juventud.

En este municipio especial son féminas tres de sus cuatro diputados, quienes en su totalidad se graduaron en la Educación Superior sin importar su origen humilde.

Entre los diputados por la Isla de la Juventud al Parlamento Cubano también señorea la juventud a la par de la sensibilidad femenina y el desempeño de importantes responsabilidades: Yailín Orta Rivera, directora del periódico Granma, apenas rebasa los 34 años de edad; Yuladis García Segura, al frente de la Federación de Mujeres Cubanas en el territorio, tiene 41; Arelys Casañola Quintana, presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular, 49, y Ernesto Reinoso Piñera, 52.

Yuladis y Arelys son delegadas de circunscripción del Poder Popular, pero, además, entre los rostros femeninos del más profundo sentido del deber, está una de ellas presidiendo el gobierno local.

En reciente entrevista publicada en Granma, Casañola Quintana confesaba recordar bien el olor de la caña desde niña, pues nació en Colón, Matanzas, pero en una pequeña y alejada finca en el poblado de Guareiras.

Ella se enorgullece de su origen humilde, como el de sus padres campesinos, a quienes la Revolución les entregó tierras y aprendieron los secretos de sacar frutos del cañaveral.

“Disciplina, sencillez, educación formal, respeto a la familia y a los mayores”, son valores que recuerda del hogar, donde fue la segunda de seis hermanos. Pero su formación como Maestra de Matemáticas, dice en la entrevista, fue decisiva, por ese don que el magisterio siempre da para interactuar y escuchar a las personas.

Afirma que su día comienza siempre sobre las 5:30 de la mañana. “Es hábito de campo, ayuda a aprovechar bien el tiempo, –prosigue– rara vez terminamos de trabajar antes de las 10 de la noche. La Isla es un territorio diferente al resto del país, tenemos que estar pendientes del transporte, de los vuelos, del catamarán, de si la carga que debía entrar entró… del pueblo que nos espera siempre para trasladarnos sus sugerencias, preocupaciones, críticas”.

Hoy, en su tercer mandato al frente de la Isla, y en su cuarto como delegada de circunscripción, afirma, sin titubeos, que es esta una experiencia enriquecedora. “Estar cerca de la gente es lo más importante de este trabajo. Hay que tener sobre tus hombros un territorio sin dejar de ser una misma, es la base de la confianza”.

Elecciones generales 2017-2018
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *