Donde hoy surcan el futuro

A tenor del adverso contexto los seguidores de Maceo y Che aportan en la producción de alimentos.

Los surcos desiertos, arados por bueyes o un tractor, sintieron penetrar en ellos las jóvenes manos que guiaban hacia dentro el bejuco ansioso por engendrar vida; mientras, los primeros rayos de sol alumbraban el alba y despertaba el día como si este recordara también la llegada al mundo del Guerrillero Heroico y el Titán de Bronce.

Fue un 14 de junio hace 92 y 175 años, respectivamente, que nacieron Ernesto Guevara de la Serna y Antonio Maceo Grajales, hombres de diferente nacionalidad y época, pero igual sentimiento de patriotismo y ansias por la independencia de Cuba y Latinoamérica.

Allí, al pie de una de las laderas de Sierra Caballos, en la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) Camilo Cienfuegos se dieron cita formando parte de un ejército de vanguardia, para rendir homenaje a estos héroes de la mejor manera en tiempos difíciles como los actuales: en la producción de alimentos.

Convocados por la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) asistieron muchachos trabajadores de diversos sectores, cuadros, así como los miembros del Consejo de Defensa Municipal, encabezado por su presidenta Zunilda García Garcés, quien se sumó a las labores.

Una jornada productiva en la cual demostraron, como dijera Fidel, que “(…) en los tiempos difíciles –y eso es una ley de la historia– hay quienes se confunden, hay quienes se desalientan… Pero también en los tiempos difíciles es cuando realmente se prueban los hombres y las mujeres; …se prueban, realmente, los que valen…”.

Varios jóvenes reciben el carné de la UJC y el Partido

Por esa razón y por su destacado desempeño merecieron 14 muchachos e igual cantidad de trabajadores el carné que los acredita como militantes de la UJC y del Partido Comunista de Cuba, quienes animan a seguir pensando como país y atreverse a ser más.

Ejemplo de continuidad es Celianne Vigares González, joven maestra convencida de la necesidad de aportar desde el campo. Ella no lo pensó para sumar sus manos a la siembra porque sabe que ahora es allí donde es más útil.

Celianne, del aula al surco creció como militante.

“Trabajo en la primaria Hermanos Saíz y después de varios años militando en la UJC, pasar a las filas del Partido significa un gran orgullo y honor, por ese propio motivo contribuyo aquí con la siembra de boniato a la alimentación del pueblo, a la economía y a nuestro sistema socialista”.

Bien sabe la juventud pinera que su futuro es hoy, como llama el lema central del XI Congreso de la organización juvenil, suspendido ante las circunstancias actuales provocadas por la pandemia, pero que ahora sesiona más pegado a la tierra, al deber, al presente y al porvenir, por la senda de Maceo y el Che.

Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Socioculturales en la Universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *