Disminuyen los contagios de COVID-19, no la percepción de riesgo

Mientras La Habana mantiene una tendencia al control de la COVID-19, son las provincias de Pinar del Río, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila las que mayor complejidad epidemiológica manifiestan en estos momentos.

Un total de 1 265 personas fueron diagnosticadas en Cuba con la COVID-19 durante el mes de octubre. Esta cifra significa 339 casos menos que los reportados en septiembre y, por consiguiente, una disminución en la intensidad de transmisión de la enfermedad en ese periodo, cuyos mayores niveles se alcanzaron en las provincias de Pinar del Río, Sancti Spíritus, La Habana y Ciego de Ávila.

Así refirió el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, durante el primero de los dos encuentros de esta semana del grupo temporal de trabajo para la prevención y control del nuevo coronavirus que, como es habitual, estuvo encabezado por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez; el vicepresidente, Salvador Valdés Mesa; y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz.

No obstante esa realidad, en ningún momento bajan en Cuba las alertas tras el propósito de contener los contagios, máxime cuando, según dio cuenta más adelante Portal Miranda, durante la pasada semana –la número 34 desde que inició la epidemia en el país- se produjo un incremento en el número de casos autóctonos confirmados, mayoritariamente en las provincias de Pinar del Río, Artemisa y Ciego de Ávila.

De los 343 pacientes diagnosticados en el transcurso de los últimos siete días, detalló además, el 91% se concentra en Pinar del Río, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila, provincias en las que también se acumulaban en los últimos 15 días las mayores tasas de incidencia por cada 100 000 habitantes, con 73.14, 24.90 y 21.96, respectivamente.

Al actualizar de manera general sobre la situación epidemiológica al cierre de la jornada del lunes, el Ministro de Salud Pública precisó que, con el reporte de 65 nuevos pacientes este martes, sumaban 7 035 las personas que se han confirmado con la COVID-19 en la Mayor de las Antillas desde el pasado 11 de marzo.

De ellas, puntualizó, permanecían ingresadas 530, la mayoría pertenecientes a Pinar del Río; 525 tenían una evolución clínica estable, en tanto cuatro se encontraban en la condición de crítico y una en estado grave.

Tras concederse 56 altas en la jornada, dijo, ascendían a 6 374 los pacientes recuperados de la enfermedad en el transcurso de toda la epidemia.

De manera particular acerca de los eventos de transmisión local, Portal Miranda puntualizó que de 99 que se han abierto en el país apenas permanecen activos 10: cuatro en Pinar del Río; tres en Sancti Spíritus; dos en Ciego de Ávila; y uno en Artemisa. Un total de 834 casos positivos han sido diagnosticados en ellos.

Con una alta dispersión de casos en todo el territorio, es Pinar del Río, acotó el titular, la provincia que en estos momentos presenta la situación epidemiológica más compleja. Si bien en los meses transcurridos desde marzo hasta septiembre el territorio vueltabajero acumulaba un total de 116 personas contagiadas con la COVID-19, solo en el mes de octubre se reportaron 438 pacientes, cifra que evidencia cuán elevada es en estos momentos la intensidad de transmisión de la enfermedad.

La semana que recién concluye, aseveró, es la tercera de manera consecutiva con un aumento en la incidencia de casos. Doscientos dieciocho fueron los pacientes confirmados en los últimos siete días -45 más que en igual periodo precedente- distribuidos en nueve de los municipios pinareños.

Desde esa occidental provincia, el gobernador Rubén Ramos Moreno acotó que es Mantua el único municipio que en la actualidad no reporta casos autóctonos. A partir de los 483 pacientes diagnosticados en octubre, precisó, se acumulan un total de 8 337 contactos y este martes se mantenían ingresadas con la enfermedad 296 personas.

Teniendo en cuenta el actual escenario que vive la provincia, aseguró, se ha reforzado la pesquisa activa en las comunidades para así identificar la mayor cantidad de casos sospechosos y aislarlos con prontitud. A su vez, dijo, se intensifica la vigilancia en los barrios para ejercer un mejor control sobre los contactos que se encuentran en sus viviendas.

Sobre Sancti Spíritus, donde en el mes de octubre fueron diagnosticados 335 pacientes con la COVID-19, el Ministro de Salud Pública explicó que favorablemente la pasada semana fue la segunda de manera consecutiva en que continuaron disminuyendo los casos confirmados.

Los tres nuevos pacientes informados este martes, refirió la gobernadora Teresita Romero Rodríguez, corresponden a controles de focos que permanecen activos en el municipio capital, donde se concentran hoy los esfuerzos principales. Los tres eventos de transmisión local que continúan abiertos, valoró, muestran una tendencia al control y sumaban entre 8 y 16 días sin reportar nuevos casos.

Otra de las provincias que centró los análisis del grupo temporal fue Ciego de Ávila, territorio donde que por segunda semana consecutiva aumenta la incidencia de casos. Tal comportamiento, explicó el Titular de Salud Pública, es a expensas del evento de transmisión institucional que permanece activo en el municipio cabecera y donde se han  diagnosticado 240 pacientes.

No obstante, subrayó que respecto al mes de septiembre, en octubre se evidenció un notable descenso en el número de confirmados, siendo 316 las personas contagiadas.

El gobernador avileño, Tomás Alexis Martín Venegas, especificó que desde hace 36 días en la provincia no se reportan fallecidos y en la última quincena no se han atendido en las instituciones hospitalarias pacientes en estado grave ni crítico a causa de la COVID-19.

Al cierre de la jornada, comentó, permanecían 76 casos activos, todos ingresados en Camagüey, provincia que también rindió cuenta durante la jornada y donde desde el pasado 29 de octubre se han diagnosticado dos casos autóctonos.

Con 203 personas confirmadas con el nuevo coronavirus durante el mes de octubre en La Habana, subrayó Portal Miranda, la provincia ha logrado disminuir considerablemente la intensidad de transmisión de la enfermedad, aunque ello no constituye motivo alguno para confiarse y dejar de cumplir con las medidas higiénico-sanitarias aprobadas.

Apenas siete personas, reconoció, fueron confirmadas con la enfermedad durante la última semana, la segunda en que de manera consecutiva disminuye la incidencia de casos en la capital. La provincia no tiene ningún evento de transmisión local activo y solo permanecen abiertos seis controles de foco en los municipios de Centro Habana, Diez de Octubre, Habana del Este y Cotorro.

En los dos controles de foco a los cuales corresponden las tres personas contagiadas con la COVID-19 informadas este martes, aseveró el gobernador Reinaldo García Zapata, se ha estado ampliando el universo de población a estudiar para tener la certeza de que no va quedando ningún sospechoso.

Solo 22 personas confirmadas con la COVID-19, aseguró, se encontraban ingresadas, “la menor cifra que hemos tenido durante la epidemia en la provincia”. Tampoco tenemos casos ni críticos ni graves en las instituciones hospitalarias.

Si bien es esta una alentadora noticia, que evidencia el control de la enfermedad que se sigue manifestando en la capital cubana, no constituye por ningún motivo razón para confiarse o desmontar ninguna de las medidas que hoy se aplican. La percepción de riesgo continúa siendo vital.

Como último punto de la agenda, tuvo lugar un intercambio con autoridades del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil acerca del comportamiento y posible trayectoria del huracán Eta, fenómeno meteorológico sobre el que insistió el Presidente Díaz-Canel se debe mantener un riguroso seguimiento.

Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *