Develan placa conmemorativa donde Fidel denunció al régimen de Batista

Norly Abad Estrada, uno de los delegados pineros al XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes e Iraida Zayas González, directora del sectorial municipal de Cultura, develaron la placa. Fotos: Yesmani Vega Ávalos

En la capital de la Isla de la Juventud como parte de las actividades por el aniversario 91 del natalicio del Comandante en Jefe

Ocultos ante la mirada de todos, incluso, de los propios dueños de los inmuebles, permanecen hoy en la Isla varios sitios emblemáticos de la historia de este terruño y de la nación, donde se puso de manifiesto la participación de los pineros y las fuerzas revolucionarias de la nación en función de la libertad e independencia.

Es por ello que el Centro Municipal de Patrimonio, el Órgano de Gobierno Local y el historiador de la ciudad, desarrollan un proyecto con carácter político que pretende señalizar esos lugares relevantes que marcaron nuestro devenir histórico.

Este 13 de agosto, en ocasión del aniversario 91 del natalicio del Comandante en Jefe, se develó una placa conmemorativa en el inmueble con el número 2216 de calle 37 entre 22 y 24. Dicha placa de mármol deja constancia, de que en ese domicilio se encontraba el Juzgado de Instrucción de Primera Instancia de Isla de Pinos en los años 50.

A ese lugar en más de cinco ocasiones –según precisó Francisco Roberto Únger Pérez, historiador de la ciudad y profesor de la Universidad Jesús Montané Oropesa– se presentó la mayoría de los moncadistas encarcelados en Presidio Modelo a declarar en nuevas causas contra los crímenes del dictador Fulgencio Batista, demostrando que aún tras las rejas continuaron luchando sin olvidar a quienes cayeron en combate.

Como ya se conoce, en la causa número 37 como consecuencia de los sucesos de los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, se acusaron a Fidel y al resto de los moncadistas por atentar contra la estabilidad del estado y en ese propio proceso acusatorio del régimen, los jóvenes rebeldes al mismo tiempo iniciaron un proceso igualmente de denuncia en contra de la dictadura, convirtiéndose de acusados en acusadores.

Tras el arribo al territorio de los moncadistas en calidad de presos políticos en octubre de 1953 hasta enero, casi todos fueron trasladados a petición propia al Juzgado de Instrucción de Primera Instancia para confirmar ya de manera legal sus acusaciones mediante las causas 938, 1 073 y 1 083 formalizadas antes el juez de instrucción de la Isla, el Dr. Optaciano Camacho Hernández.

Destacó Únger Pérez que después de febrero de 1954 cuando el líder histórico fue completamente aislado, también fue trasladado en similares oportunidades al propio juzgado con igual propósito y además dar respuesta a otras acusaciones por las cueles eran demandados en otros tribunales de instrucción en Pinar del Río, La Habana, Santiago de Cuba y Bayamo, como parte de la estrategia de Batista de mantener a los jóvenes aislados y tratar de dar una visión deformada de la acción.

El Juzgado de Instrucción de Primera Instancia funcionó en ese enclave hasta finales de la década del ʻ50, pues con posterioridad se construyó el Palacio de Justicia en lo que hoy es la heladería Coppelia, como parte de importantes inversiones que se llevaron a cabo en la Isla a partir del año 55 cuando Fulgencio Batista aprueba al territorio como Zona franca y turística especial, vinculada a turbios negocios.

El historiador de la ciudad detalla la trascendencia del lugar
Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *