Desterrar la banalidad

El verano no es etapa que se prepara de ahora para ahorita. Con varios meses de anterioridad comienza su concepción. Las reuniones de la Comisión Municipal de Recreación se convierten en una locura en el buen sentido de la palabra, todos sus integrantes, en representación de no pocos sectores, aportan para que ese sea tiempo de relax, esparcimiento y también de aprender y elevar nuestro gusto estético, pero cuidado, en ocasiones lo que ponemos a disposición del pueblo, desvirtúa.

El solo hecho de que la actividad no comience a la hora señalada o no brindar la información fidedigna de lo que ocurrirá, mellan la imagen y credibilidad de los organizadores, tema tratado en comentarios anteriores, y si para colmo es vulgar, insulso y se va de tono, el público asistente lo percibe y deja de parecerle adecuada e interesante.

A veces artistas de fuera de la Isla vienen y no dan todo de sí y a una buena parte de los presentes, que por horas esperaron para disfrutar de su arte, les queda un mal sabor, tal es el caso de las presentaciones de Harrison semanas atrás en las plazas La Mecánica de La Fe y Nueva Gerona.

A criterio de jóvenes no cantó un tema completo y lo que antecedió a su actuación El Negro pega con to’ del humorista Leo Vernáculo tuvo buena acogida no así el divertimento de competencia de baile que en conclusión fue un poco más de lo mismo, dos, tres, cuatro o más personas moviendo las caderas de forma desmesurada y provocativa en un “combate” que no tenía ni pie ni cabeza, donde volvió a ser la mujer presentada como objeto sexual y la buena cultura echada por tierra, y los jóvenes, adolescentes e incluso niños, estaban allí recibiendo esa negativa influencia.

Se ha vuelto casi repetitivo que no revisemos a fondo los espectáculos que traen diferentes proyectos, pues solo nos basta con que en tal o más cual lugar funcionó lo que hacen, o porque los hemos tenido otras veces.

Debemos insistir en los estudios de público y aunque mucho se ha avanzado en la creación de espacios y en su caracterización, urge examinar, con detalle, lo que presentaremos a las personas porque más que cuestión de dinero lo es de no mancillar y desvirtuar el arte y los ingentes esfuerzos para etapas como la que vivimos hasta este 31 de agosto.

Corren tiempos en los que estamos llamados a repensar cada propuesta para poner talento y recursos en lo que verdaderamente tiene calidad. La Dirección Municipal de Cultura, Casas de Cultura, Artes Escénicas, la Asociación Hermanos Saíz, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y otras instituciones continúan afinando la puntería para que prevalezca lo valedero y desterrar de una buena vez la banalidad y lo frívolo.

De lo que se trata es de preservar nuestra riquísima cultura.

Cultura Isla de la Juventud Opinion
Yojamna Sánchez
Yojamna Sánchez

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *