Despegue con Fidel

Isla de Pinos no fue escenario de la Caravana de la Libertad de Fidel en los primeros días de aquel glorioso enero de 1959; aunque la visita realizada entre el seis y siete de junio de ese año al territorio fue para los pineros la continuidad del trascendente recorrido.

Foto: Archivo

Con el triunfo de enero la Isla inicia su verdadera historia y desde la primera visita del joven líder, acompañado de una comisión gubernamental, se convierte en laboratorio de la Revolución. Fidel aprecia las potencialidades y limitaciones de la olvidada región y el día siete se reúne con el pueblo en el parque Lacret.

“…Esta tarde… tiene para nosotros y para el pueblo de Isla de Pinos especial importancia –dijo–. Más que un acto público al estilo viejo… vamos a tener… una reunión para discutir los problemas…”.

Importante para la naciente Revolución fue la propuesta de Fidel de una especie de plebiscito popular para eliminar la Zona Franca y la Zona Turística establecidas por el gobierno de Fulgencio Batista el 27 de enero de 1955, por considerarlas perjudiciales al desarrollo.

Intercambió con los pineros y les presentó el primer Plan Mínimo para la Rehabilitación Económica-Social del territorio, con 11 aspectos: no solo la supresión de ese estatus, sino también la construcción de carretera y otras vías, el desarrollo de la ganadería y la agricultura, del turismo, la rebaja del costo del pasaje marítimo, aéreo y terrestre, construcción de viviendas, industrias, del acueducto y alcantarillado de Nueva Gerona, creación de empleos y el traslado de la cárcel en Presidio Modelo, entre otros puntos.

“Por fin Isla de Pinos –enfatizó Fidel–puede iniciar una historia nueva y una historia enteramente cubana…”. Así fue y sigue siendo.

Posteriormente realiza varias visitas con el objetivo de chequear, controlar, orientar y evaluar de manera directa la estrategia de desarrollo en las obras y tareas emprendidas, la preocupación por las condiciones de vida y de trabajo, e insistía en la solución de los problemas a partir de las posibilidades locales.

La compleja situación actual nos obliga a recordar de modo diferente este aniversario 61 de la histórica visita, pero más confiados en que el Consejo de Defensa Municipal en cada uno de sus recorridos e indicaciones prosigue los desvelos del Comandante en Jefe, convencidos que saldremos victoriosos.

(*) Presidenta de la Unión de Historiadores de Cuba en la Isla y colaboradora

Historia Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *